14 de noviembre de 2019
  • Miércoles, 13 de Noviembre
  • 2 de marzo de 2019

    Lambán confía en que Mularroya permita a los regantes aprovechar las oportunidades del proyecto de BonÁrea

    ZARAGOZA, 2 Mar. (EUROPA PRESS) -

    El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha confiado en que el embalse de Mularroya permita a los regantes del Jalón estar preparados para las oportunidades que brinde la puesta en marcha del macrocomplejo que BonÁrea situará en Épila. Se prevé que la presa esté terminada en 2022.

    Lambán ha visitado este sábado las obras del embalse, incluido en el Pacto del Agua de Aragón y que servirá para poner en regadío 5.000 nuevas hectáreas y para consolidar 20.000 hectáreas ya existentes, todas ellas dentro de la Comarca de Valdejalón, de huerta y frutal.

    A su juicio, es una obra muy demanda para el riego de los terrenos situados en el Bajo Jalón y garantizar el abastecimiento a las poblaciones de la zona, la demanda industrial --con vistas al próximo desarrollo de BonÁrea, que en breve comenzará las obras de su plataforma y abrirá nuevos escenarios para el sector agropecuario de la zona--, y el caudal ecológico de los ríos Jalón y Grío.

    El regadío ayuda a los agricultores a multiplicar la producción, facilita la instalación de la agroindustria y, en consecuencia, del sector terciario que ofrece servicios a todo el entramado agroalimentario. Sin duda, es "una de las mejores y más eficaces herramientas para mejorar la renta de los agricultores y para asentar población", ha argumentado Lambán.

    Lambán ha remarcado que la agroalimentación es el sector de la economía aragonesa que "más y mejor" va a permitir combatir el fenómeno de la despoblación. Así, ha evidenciado que para la producción de alimentos "es necesario regar".

    Ha apuntado que el embalse de Mularroya beneficiará sobre todo a cultivos relacionados con la fruta, y ha aprovechado para recordar que el Gobierno de Aragón está trabajando en la apertura de este sector a otros mercados, como por ejemplo el chino. Ha precisado que este tipo de actuaciones requieren "sintonía entre las distintas administraciones" y la colaboración del Gobierno de España. De esta forma, ha agradecido a Pedro Sánchez el cumplimiento del Pacto del Agua.

    Ha comentado que una de las políticas fundamentales del Departamento de Desarrollo Rural y Sostenibilidad del Ejecutivo aragonés esta legislatura ha sido la apuesta por la creación y modernización de regadíos, en las que se han invertido 85 millones en un nuevo marco de financiación, que tiene como objetivo principal la finalización de aquellos proyectos de creación de regadío que llevaban décadas pendientes de finalización, en áreas donde las diferentes administraciones habían efectuado cuantiosas inversiones hidráulicas que no habían prosperado.

    Además, se ha conseguido desbloquear 13.656 nuevas hectáreas de regadío de hasta nueve proyectos. Asimismo, se han destinado 48 millones de euros, el doble que en la legislatura anterior, para subvencionar las obras de modernización de 57 proyectos de modernización de regadío que suponen 16.740 hectáreas y 2.530 regantes beneficiados. Estas ayudas persiguen mejorar la rentabilidad de las explotaciones, una mayor eficiencia en el uso del agua y la reducción de las afecciones ambientales del agrosistema productivo.

    La ejecución de las obras incluidas en el Pacto del Agua son definitivas para la prosperidad del sector primario, y por ello son también importantes otras actuaciones, que ahora avanzan a buen ritmo, como Lechago, que se encuentra en fase de puesta en carga, fase previa para su paso a explotación; Yesa, donde se trabaja en la pantalla de impermeabilización, para concluir cuerpo de presa, o Almudévar, donde avanzan las obras de los dos diques que la conforman.

    Lambán ha visitado las obras, junto con la presidenta de la CHE, Dolores Pascual; la delegada del Gobierno en Aragón, Carmen Sánchez; el presidente de la Diputación de Zaragoza, Juan Antonio Sánchez Quero, y otros diputados provinciales.

    CAPACIDAD

    El embalse de Mularroya se ha proyectado con una capacidad de 103 hectómetros cúbicos e incluye cuatro actuaciones generales: el azud de derivación en el río Jalón, que afecta a Calatayud en su pedanía de Embid de la Ribera; el túnel de trasvase, que atraviesa los términos municipales de Calatayud, Paracuellos de la Ribera, El Frasno y Morata de Jalón; la presa en el río Grío, que afecta a los términos de Chodes, La Almunia de Doña Godina y Ricla y que también afecta por inundación al término municipal de Morata de Jalón, y, por último, las variantes de la carreteras N-IIa, entre los puntos kilométricos 262 y 270, y la autonómica A-2302, entre los puntos kilométricos 2 y 7.

    El porcentaje de obra ejecutada es aproximadamente 62,5 por ciento, lo que equivale a 96,5 millones de euros de obra ejecutada, de un presupuesto total vigente de 154,7 millones de euros, que está llevando a cabo la UTE formada por Sacyr y Acciona Infraestructuras.

    La presa está prácticamente terminada, dado que ya hay construidos 82,06 metros de altura de cuerpo de presa de un total de 82,56 metros, es decir, que ya se está trabajando en la coronación de la presa y su finalización está prevista para marzo de 2019 con la colocación de adoquines, farolas, barandillas, jardineras, arquetas, canalizaciones y drenajes. En julio se finalizará la presa completamente, incluidos los equipos y en agosto, se implantará el Plan de Emergencia en su totalidad (está implantado en su primera fase hasta la cota 454,5).

    La presa no podrá comenzar su puesta en carga hasta que no estén totalmente ejecutadas y operativas las medidas compensatorias que impone la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), puesto que se afecta a zona ZEPA. En concreto, las obras desarrolladas en este proyecto consisten en medidas para la protección de la avifauna y en adecuar a la normativa vigente las líneas de alta tensión situadas en los términos municipales de Ricla, Morata de Jalón, Morés, Arándiga, Sabiñán, Nigüella, El Frasno, La Almunia de Doña Godina, Calatayud y Chodes, en la provincia de Zaragoza.

    Para poder iniciar el azud --obra que permitirá trasvasar agua desde el río Jalón desde Embid de la Ribera hasta el vaso del futuro embalse, ya que la presa se está construyendo sobre el río Grío y este tiene muy escaso caudal, insuficiente para garantizar por sí solo el abastecimiento de la futura presa--, tienen que estar ejecutadas y operativas las medidas compensatorias que impone la DIA de Mularroya. En el plan de obra está previsto su inicio en agosto de 2020 y su finalización en noviembre de 2022.

    En cuanto a las variantes previstas, la de la N-IIa ya está ejecutada, a falta de parte de la capa de aglomerado y está totalmente terminado el viaducto. También está finalizada la variante de la A-2302 y un pequeño tramo de la N-IIa. Los plazos inicialmente previstos se vieron afectados por la paralización de casi tres años que ha sufrido la obra.

    YESA

    Por otra parte, la presidenta de la CHE, Dolores Pascual, ha mencionado que la obra de Yesa está ejecutada en un 68,4 por ciento. El cuerpo de presa casi terminado, pendiente de subir 4 metros, condicionados por la pantalla de impermebilización que se comenzará en primavera. Ahora trabajan en las inyecciones de estribo izquierdo. Además, se está avanzando en obra incluida en el modificado 3, el muro defensivo de Sigüés (y dique de cola).

    Lechago está en fase de puesta en carga. Un embalse que ya ha servido, durante su llenado en pruebas y antes de ponerse en explotación, para laminar avenidas (reduciendo los caudales que circularon durante las crecidas del pasado año), y también para apoyar a los usuarios del bajo Jalón con agua en campañas de escasez.

    La obra de Almudévar comenzó en enero de 2018 y su finalización está prevista a finales de 2021. Está ejecutada en un 5,25 por ciento, para lo que ya se han invertido 5,3 millones de euros sobre 102,2 de presupuesto. En este momento, sigue con el desagüe de fondo y la torre de toma y con los terraplenes de ensayo.