18 de octubre de 2019
1 de febrero de 2018

Lambán propone una reforma "radical" del ICA revisando la parte fija y variable del impuesto

Lambán propone una reforma "radical" del ICA revisando la parte fija y variable del impuesto
GOBIERNO DE ARAGÓN

ZARAGOZA, 1 Feb. (EUROPA PRESS) -

El presidente del Gobierno de Aragón, Javier Lambán, ha propuesto este jueves que se acometa una reforma "radical" del Impuesto de Contaminación de las Aguas (ICA), planteando que se revise la parte fija de la cuota y se establezcan varios tramos en la parte variable para incentivar el ahorro de agua. Además, ha sugerido que se apliquen bonificaciones y exenciones con el objetivo de que sea un impuesto "justo" y que se ajuste mejor a la realidad de los aragoneses.

En rueda de prensa, acompañado por el consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad, Joaquín Olona, Lambán ha asegurado que al aplicar este impuesto al Ejecutivo autonómico no le guía "un afán recaudatorio", sino que su deseo es que los aragoneses no paguen más que la media del resto de los españoles y que el impuesto sea "transparente, solidario" y se dedique a atender las obras relacionadas con el ciclo del agua en la Comunidad.

El presidente ha rechazado que los zaragozanos estén pagando el doble por el mismo concepto y también ha negado que estén abonando más que el resto de los aragoneses, recordando que en aquellos municipios donde sus ciudadanos pagan una tasa por depuración y el ICA --como en la capital aragonesa--, este último se está bonificando al 60 por ciento, una bonificación que se seguirá manteniendo en estos casos.

Ha emplazado al Ayuntamiento de Zaragoza y al resto de agentes políticos y sociales a negociar y dialogar en la mesa constituida a este efecto, que se reunirá de nuevo el día 8 de febrero, y que deberá acordar una propuesta de reforma del ICA a mediados de marzo, para que el Gobierno aragonés lo eleve a proyecto y lo remita a las Cortes para su tramitación, de modo que la reforma esté "a la mayor brevedad posible".

Asimismo, Lambán se ha comprometido a buscar una solución para aquellos pequeños municipios que no cuentan con una depuradora y que están recibiendo sanciones de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), así como ha insistido en que el actual Ejecutivo autonómico ha cambiado el plan de saneamiento y depuración, apostando por la construcción y gestión directa de las depuradoras.

En este sentido, ha advertido de que al llegar al Gobierno en 2015 "encontramos un plan de depuración de las aguas fracasado" y la obligación de comenzar a aplicar el ICA en la ciudad de Zaragoza por acuerdo de gobiernos anteriores, de modo que "nada de lo que ocurre con el ICA procede de este gobierno, son herencias".

GESTIÓN MÁS TRANSPARENTE

Además, se apostó por convertir el Instituto Aragonés del Agua (IAA) en una dirección general y por un nuevo plan de saneamiento que permitan una gestión "más transparente". Así, las nuevas depuradoras se están ejecutando y gestionando de forma directa por los ayuntamientos o el Ejecutivo autonómico y el pasado año se inició la construcción de 24 depuradoras, contratadas por los consistorios y subvencionadas al 95 por ciento por el Gobierno de Aragón.

"Después cada ayuntamiento verá si las gestionan directamente con una tasa y el ICA bonificado o si lo encomiendan al Gobierno de Aragón" y en ese caso sus vecinos tendrán que pagar el ICA al completo.

"Prácticamente todos los ayuntamientos quieren que en la medida de lo posible sea el gobierno quien construya y gestione" estas infraestructuras y el Ejecutivo "está absolutamente a su disposición", ha recalcado, para aclarar que quedan por construir 300 depuradoras en la Comunidad, por lo que "es necesario un gran esfuerzo inversor y no podemos pararnos".

En cuanto a la aplicación del ICA en Zaragoza, ha observado que responde a un acuerdo adoptado por los anteriores responsables autonómicos y municipales, para indicar que es un impuesto medioambiental y finalista, dedicado a atender parte de los costes de las infraestructuras del ciclo del agua. Ha mencionado como ejemplo que en 2018 se recaudarán 70 millones por el ICA, pero se invertirán unos 74 millones en el ciclo del agua, con recursos que se obtendrán de otras partidas.

REFORMA DEL ICA

El presidente aragonés ha expresado su disposición a afrontar la insatisfacción existente con este impuesto en algunas zonas del territorio, como Zaragoza, y por ello se ha comprometido a impulsar una reforma "radical", adecuando el ICA a la realidad y las demandas de todos los aragoneses.

De esta manera, el primer objetivo del Gobierno autonómico es que los aragoneses "no paguen ni un euro más" que el resto de españoles por la depuración de las aguas; en segundo lugar, que los ingresos se destinen a las obras del ciclo del agua; y, en tercero, que sea un impuesto "transparente", con una página web donde se explicará su aplicación, y "solidario".

"Todos los aragoneses tenemos que pagar lo mismo, pero en un pueblo pequeño aunque se pague lo mismo es imposible que con esa tasa cubran los costes" de las infraestructuras de depuración, "por eso es necesario un impuesto que permita ejercer la solidaridad" de los núcleos grandes a los pequeños, ha sostenido, afirmando que de la misma manera que en la financiación autonómica se pide un reparto solidario con regiones más despobladas como Aragón, "parece poco coherente negarse a ser solidario" desde las zonas más pobladas a las menos pobladas en la misma Comunidad.

REVISAR LA PARTE FIJA

"No es descabellado" promover ese ejercicio de solidaridad, ha considerado, para proponer que la reforma del ICA se base en la revisión de la parte fija del impuesto, que es de 5 euros mensuales, y en establecer tramos en la parte variable para abaratar los de menor consumo y de forma progresiva para incentivar el ahorro del agua. "Muchos aragoneses notarán una reducción sustancial de lo que pagan por el ICA", ha aseverado.

Continuará la bonificación del 60 por ciento en el pago del impuesto en las localidades que apliquen una tasa municipal y el ICA; se mantendrá la bonificación del 75 por ciento en aquellos municipios menores de 200 habitantes donde no exista depuradora y se quieren aplicar, al menos, todas las bonificaciones y exenciones que se incluyen en la ordenanza de Zaragoza.

También, bonificaciones a las rentas más bajas; exención a los perceptores del Ingreso Aragonés de Inserción o la renta básica; exención a personas en situación de vulnerabilidad, acorde a lo dispuesto en la Ley de Pobreza Energética; hogares con todos sus miembros en paro; o pensionistas, atendiendo especialmente a la situación de soledad.

En el proceso de diálogo con Podemos y otros agentes sociales en la mesa de negociación se podrían contemplar también otras ayudas para atender distintas situaciones, como a las familias numerosas. Ha deseado que la reforma, cuando llegue a las Cortes de Aragón, suscite un amplio consenso de todos los grupos y que el Ayuntamiento de Zaragoza se una a la mesa con sus propuestas.

Lambán ha aclarado que una vez que se apruebe esta reforma en las Cortes no tendrá carácter retroactivo y ha dicho, tajante, que no se plantea paralizar el cobro del ICA mientras se debaten los posibles cambios.