26 de mayo de 2020
7 de abril de 2020

El médico de Cedrillas (Teruel), libre de COVID-19, recomienda lavado de manos, distancia social y lejía

El médico de Cedrillas (Teruel), libre de COVID-19, recomienda lavado de manos, distancia social y lejía
Lavándose las manos con jabón en en lavabo. - PIXABAY - ARCHIVO

CEDRILLAS (TERUEL), 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

El coordinador del centro de salud de Cedrillas, Eduardo Comas, --localidad donde no se han detectado casos de coronavirus-- ha subrayado que para evitar el contagio "es fundamental" el lavado de manos frecuente, la distancia social de unos dos metros entre personas y el uso de lejía para desinfectar las superficies, en especial donde haya enfermos.

Comas ha reconocido que es difícil dar consejos, pero ha expuesto que para intentar no contagiarse de este coronavirus las pautas que han seguido en esta localidad, una semana antes del estado de alarma, han sido la distancia social, el lavado de manos y la desinfección con lejía, y recuerda que la proporción es medio vaso de este "poderoso desinfectante" por cada cinco litros de agua.

"Con eso está bastante controlado porque es un bicho cabrón. Es listo y sabe donde meterse, además sabe que puede matar a algunos, pero no a muchos y contagiar para que lo sigan trasmitiendo", ha descrito.

En una entrevista concedida a Europa Press, Eduardo Comas ha recomendado, también, llevar guantes y lavarlos con gel hidroalcohólico porque "si se toca una superficie en la que está el bicho y nos tocamos la cara nos afectará". Además, hay que saber quitárselos e, inmediatamente, limpiarse bien las manos; y la mascarilla la tiene que llevar el enfermo para que no propague el virus, ha recalcado.

Este coordinador del centro de salud de Cedrillas atiende a pacientes de otras localidades próximas de la comarca Comunidad de Teruel, como El Pobo, Monteagudo y Jorcas; las poblaciones del Maestrazgo de Allepuz, Villaroya de los Pinares y Miravete de la Sierra; y El Castellar, que pertenece a la comarca de Gúdar-Javalambre.

IMPLICACIÓN

"Yo no me adelanté solo, sino todos los vecinos". De esta forma ha destacado Comas la implicación de toda la población --alrededor de 650 habitantes-- al señalar que en la localidad hay una residencia de personas mayores, con una dirección "extraordinaria" que se ha blindó antes de que empezara todo.

"Es como un búnker y el bicho no ha encontrado hueco", ha expresado gráficamente. Esta residencia cuenta con unos 74 usuarios, el más joven tiene 75 años, hay una docena de nonagenarios y el más mayor ha cumplido 99 años.

"La gran ventaja es que la población lo ha entendido. El Ayuntamiento está muy implicado y la residencia se clausuró porque a la dirección le preocupan y cuidan de sus abuelos. Tienen plazas libres, pero si son sospechosos no los admiten porque quieren cuidar a los residentes y si, además, tienes un pizquita de suerte y mantienes las medias de aislamiento e higienes se favorece evitar el contagio".

Comas ha recibido felicitaciones por su trabajo que le han llegado desde varios responsables de Sanidad de Teruel y del propio gerente del SALUD, Javier Marión, quienes le han dado muchos ánimos para que siga luchando.

Sobre el comportamiento que puede tecer este virus en verano y el próximo otoño ha reconocido que se todavía se desconoce. "Lo podemos imaginar porque a otros coronavirus naturales la luz ultravioleta los van neutralizando, pero se tendrá que ver y, después, es probable que rebrote; si se logra reducir mucho, aunque rebrote si existe vacuna será la mejor arma para combatirlo".

"HABRÁ QUE PEDIR RESPONSABILIDADES"

En este sentido, la lamentado que no se han usado "armas" por falta de previsión. "Junto con Noruega tenemos el mejor sistema sanitario en atención primaria, pero no se ha actuado porque estaban desnudos. Es la primera línea del ejército contra el coronavirus".

Al respecto, ha criticado la carencia de EPI, material de protección y los test para "saber donde está el enemigo". También ha observado la tardanza en utilizar fármacos como la hidroxicloroquina y la azitromicina, que ya se habían administrado en China y, además, "son baratos y asequibles".

"No hemos tenido ninguna clase de test y no hemos sabido donde está el enemigo por lo que no se ha atacado y nos hemos contagiado". A colación, ha enfatizado que "no puede ser que haya más de 2.000 sanitarios contagiados". Una cifra que la ha atribuido a la falta de previsión en atención primaria. "Si el bicho iba a todas partes por qué aquí no iba a venir, pero en lugar de hacer acopio de medicamentos y test se ha ido al mercado tarde cuando estaba desmadrado y ya no había material".

Eduardo Comas ha subrayado que el sistema sanitario de España "podía haber detectado el virus y tener a los infectados con un carga vital baja en casa y pocos casos más complicados, pero bien atendidos en los hospitales". "No se ha hecho nada y se han desbordado los hospitales, los sanitarios van de cráneo y tienen un mérito impresionante y también deben tener un gran dolor".

Tras esta exposición ha considerado que "después, habrá que pedir muchas explicaciones y responsabilidades, al que las tenga". "Ahora tenemos que estar todos unidos e ir en la misma dirección, pero también hay que hablarlo y dialogarlo, no imponer, para buscar todos el mejor camino".

Para leer más