23 de octubre de 2019
  • Martes, 22 de Octubre
  • 16 de julio de 2019

    Museo de Huesca y Libelum aplican una tecnología novedosa para preservar dos tapices históricos

    HUESCA, 16 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El Museo de Huesca está aplicando sobre dos de las piezas más emblemáticas de sus colecciones, en concreto dos tapices, una novedosa técnica que permite preservar el patrimonio histórico-artístico. Se trata de una tecnología que ha desarrollado la empresa Libelium, que combina arte y tecnología y, a través del Internet de las Cosas', contribiya a la preservación del patrimonio cultural.

    Así, se han instalado una serie de sensores que, de forma continuada, toman datos relativos a la temperatura, humedad y luminosidad del Tiraz de Colls y el Tapiz de Roda de Isábena.

    Dos sensores, denominados Plug & Sense de Libelium, se han colocado detrás de cada pieza y a la vista del visitante solo queda el sensor de luz. Los datos recopilados por los dispositivos se envían a Internet a través de una conexión 4G y llegan en forma gráfica a una página web donde se pueden analizar en tiempo real.

    El equipo de restauración del Museo de Huesca también puede registrar datos históricos y ver cómo evolucionan los parámetros de medición en diferentes momentos del día, estaciones del año o dependiendo de la alta o baja ocupación de la sala que alberga estas piezas, datos con los que se pueden generar informes de gran interés.

    El director del Museo de Huesca, Fernando Sarría, ha apuntado que "gracias a esta tecnología podemos conocer en tiempo real cuáles son los parámetros de temperatura, humedad y luminosidad y llevar un seguimiento pormenorizado de las condiciones de exhibición de estos
    bienes" y "en el caso de que exista algún tipo de variación de los parámetros, debido a las diferentes estaciones del año o si existe un cúmulo de público, se puede corregir de forma inmediata", ya que
    "la preservación de estos bienes es de gran importancia para el museo".

    Ambas piezas son textiles y requieren de unas condiciones en concreto para su conservación. Sarría se ha referido al Tiraz de Colls, "un textil hispanomusulmán del siglo XI, con una historia curiosa ya que había servido como forro de reliquias", por lo tanto "se trata de un textil con siglos de antigüedad y es muy sensible a las modificaciones de los parámetros de humedad, de temperatura y de luminosidad". Este tapiz fue hallado en la ermita de Colls, en el municipio de Puente de Montañana a finales de los años 70.

    Esas medidas de conservación también las requiere el Tapiz de Roda. Se trata de "un textil de comienzos del siglo XVI, elaborado en los Países Bajos, que, por las características que tienen los textiles de degradación, hay que ser muy cuidadosos para mantener las condiciones constantes de humedad, de temperatura y de luminosidad, para que no se vea afectado".

    Dicho tapiz fue encargado por Pedro Agustín Albanell, prior de Roda de Isábena y obispo de Huesca. Fue robado de la Catedral de Roda de Isábea en 1979 por Erik 'El Belga' y localizado 30 años después en Houston.

    La cofundadora y CEO de Libelium, Alicia Asín, ha indicado que su empresa "quiere poner su innovación y tecnología al servicio de la conservación del patrimonio aragonés e inspirar a otras entidades culturales a utilizar las posibilidades que ofrece 'Internet de las Cosas' para una mejor conservación y mejora de las obras de arte".

    Es la primera vez que esta tecnología, que se aplica en otros ámbitos, se utiliza en el ámbito del patrimonio histórico-artístico.

    Para leer más