4 de junio de 2020
8 de abril de 2020

El obispo de Tarazona preside este Miércoles Santo la Misa Crismal, a puerta cerrada, en la catedral

El obispo de Tarazona preside este Miércoles Santo la Misa Crismal, a puerta cerrada, en la catedral
El obispo de Tarazona, monseñor Eusebio Hernández, preside este Miércoles Santo la Misa Crismal, a puerta cerrada, en la catedral. - DIÓCESIS DE TARAZONA

TARAZONA (ZARAGOZA), 8 Abr. (EUROPA PRESS) -

El obispo de Tarazona, monseñor Eusebio Hernández, ha presidido este Miércoles Santo, 8 de abril, la celebración de la Misa Crismal en la catedral de la ciudad, que ha tenido lugar a puerta cerrada debido al estado de alarma por la pandemia del coronavirus, si bien se ha podido seguir en directo a través de la página de Facebook de la diócesis.

El obispo ha consagrado el Santo Crisma y ha bendecido el óleo de los catecúmenos y el de los enfermos, con los que se realiza la celebración de los sacramentos, ha explicado la Delegación de Medios de Comunicación Social de la Diócesis de Tarazona en una nota de prensa.

Monseñor Hernández ha hecho referencia en la Misa Crismal a que en esta celebración se lleva a cabo la renovación de las promesas sacerdotales y la distribución del Crisma consagrado y los Óleos bendecidos, pero, como ya indicó en las disposiciones para la celebración de la Semana Santa ante la situación excepcional de la pandemia, los sacerdotes de la diócesis serán convocados para realizarlas más adelante.

Asimismo, en la homilía, ha comentado que este año "todo es diferente" y aunque la celebración se ha producido sin la "presencia fraterna y confortadora" del clero "en el silencio de los bancos vacío, estáis y os siento a todos".

En esta celebración especial para los sacerdotes, les ha dicho que desde la distancia están llamados "a servir a todos los bautizados para que vivan su sacerdocio común", para "ayudarles a descubrir o redescubrir la vocación de la alegría del amor de Dios e impulsarles a amar a Dios y a los hermanos".

Por eso, ha animado al clero diocesano a que los fieles les sientan "cercanos, cariñosos, aunque sea a distancia", en unos momentos "oscuros y difíciles".

LO VERDADERAMENTE VALIOSO

El obispo de Tarazona ha considerado que esta crisis debe animar "a mirar nuestra vida y redescubrir dónde está lo verdaderamente valioso" porque "con frecuencia nos preocupamos de muchas cosas, demasiadas, y dedicamos nuestros esfuerzos a lo que solo es pasajero y no permanente".

El prelado también ha hecho alusión a las numerosas iniciativas solidarias que se están llevando a cabo estos días. "Sí, la persona humana es buena" y por eso "compañemos creativamente este momento", les ha exhortado a los sacerdotes, a quienes ha agradecido su trabajo "abnegado", que cuenta con su "reconocimiento, apoyo, afecto y oración" y el de los fieles porque "son muchas y buenas las obras que lleváis a cabo en vuestras parroquias y acciones pastorales".

El obispo también ha tenido unas palabras de recuerdo para los sacerdotes ancianos, los enfermos y aquellos que puedan estar atravesando momentos de duda o confusión, además de mencionar a los sacerdotes que se encuentran en las misiones y a los que este año han fallecido.

Ha finalizado la eucaristía mandando un saludo especial a todos los feligreses de la Diócesis de Tarazona, "a los enfermos, a los que lo están pasando mal y a todos aquellos que están trabajando para ayudarnos a todos".