24 de agosto de 2019
  • Viernes, 23 de Agosto
  • Jueves, 22 de Agosto
  • 3 de junio de 2008

    Ocho nuevas depuradoras sanearán las aguas residuales de 7.000 habitantes de las comarcas del Cinca Medio y Bajo Cinca

    HUESCA, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

    El consejero de Medio Ambiente del Gobierno aragonés, Alfredo Boné, ha inaugurado hoy las depuradoras del Plan Especial correspondientes a la zona técnica que agrupa a las comarcas de Cinca Medio y Bajo Cinca, en la provincia de Huesca. El acto ha tenido lugar en la depuradora de Alcolea de Cinca, donde han participado un grupo de escolares del Colegio Público 'José Manuel Blecua' de este municipio, que han recorrido las instalaciones y han leído una serie de redacciones sobre el agua.

    Las ocho depuradoras incluidas en esta zona técnica (una de las 13 en que se divide Aragón según el Plan Especial de Depuración) han sido construidas y serán gestionadas por la sociedad concesionaria Explotaciones Hídricas del Cinca, compuesta por las empresas Mariano López Navarro y Comsa Medio Ambiente. El consejero en su intervención ha tenido un recuerdo para Baldomero Núñez, representante de la concesionaria recientemente fallecido.

    La inversión total, incluida la construcción y la explotación durante 20 años, asciende a 36,4 millones de euros entre ambas comarcas. De ellos, 10,6 corresponden al presupuesto de obra. Las ocho nuevas depuradoras pueden tratar un caudal diario de 4.005 metros cúbicos, de 6.977 habitantes.

    La depuradora de Alcolea de Cinca ha tenido un coste de construcción de 1.397.978 euros. Está diseñada para tratar un caudal diario de 500 metros cúbicos. La planta cuenta con medidas correctoras, desodorización y cobertura del pretratamiento, para disminuir la afección de ruidos y olores. Asimismo, se ha construido un nuevo colector de 745 metros. El agua tratada se vierte al río Cinca.

    En Cinca Medio, han entrado también en funcionamiento las otras dos depuradoras previstas dentro de esta zona técnica, las de Binaced y Pomar de Cinca. Gracias a estas instalaciones, el Cinca Medio alcanzará un nivel de depuración del 89 por ciento, 18 puntos más que antes. En total, estas tres depuradoras pueden tratar un caudal diario de 1.880 metros cúbicos, de una población de 3.145 habitantes. El coste de construcción ha ascendido a más de 4,6 millones de euros.

    En el Bajo Cinca, el Plan ha incluido la construcción de las depuradoras en Ballobar, Candasnos, Ontiñena, Torrente de Cinca y Osso de Cinca. Todas ellas están ya finalizando su construcción o en servicio. Su coste de construcción es de 6 millones de euros y pueden tratar un caudal diario que suman 2.125 metros cúbicos de 3.832 habitantes. Gracias a estas depuradoras, el Bajo Cinca depurará ya un 91 por ciento de su carga contaminante, frente al 74 por ciento anterior.

    Dentro del Plan Especial de Depuración de Aguas Residuales de Aragón, 56 plantas se encuentran en funcionamiento, finalizadas o en pruebas, según los datos facilitados por el Departamento de Medio Ambiente. El Plan Especial ha alcanzado casi la mitad de su ejecución, ya que se compone de 132 depuradoras y más de 500 kilómetros de colectores, que benefician a 191 núcleos de 171 términos municipales.

    Todas las depuradoras del Plan Especial han sido promovidas por el Instituto Aragonés del Agua, dependiente del Departamento de Medio Ambiente, a través de la empresa pública SODEMASA, y son construidas mediante el sistema de concesión de obra pública por las empresas adjudicatarias, encargadas de la construcción y explotación de las instalaciones durante un periodo de 20 años. Gracias al Plan, los Ayuntamientos sólo tienen que aportar los suelos, a pesar de tener la competencia en depuración.