30 de mayo de 2020
16 de noviembre de 2018

La ONCE dedica su cupón del 28 de noviembre a Ciegos Españoles Católicos, que nació en Zaragoza hace 25 años

La ONCE dedica su cupón del 28 de noviembre a Ciegos Españoles Católicos, que nació en Zaragoza hace 25 años
EUROPA PRESS

ZARAGOZA, 16 Nov. (EUROPA PRESS) -

La ONCE dedicará su cupón del miércoles, 28 de noviembre, a la asociación Ciegos Españoles Católicos Organizados (CECO), una entidad que nació hace 25 años en Zaragoza y que en la actualidad es de ámbito nacional.

Un total de cinco millones y medio de cupones difundirán por todo España la imagen de esta asociación, según ha explicado el delegado territorial de la ONCE en Aragón, Ignacio Escanero, en un acto celebrado en la Casa de la Iglesia, en Zaragoza.

En él han participado también el arzobispo de Zaragoza, monseñor Vicente Jiménez; el presidente de CECO, Ignacio Segura; la coordinadora de CECO Zaragoza, María del Carmen Floría; y el ecónomo diocesano, Jaime Sanaú.

El arzobispo de Zaragoza, ha subrayado que ONCE y CECO son "dos instituciones hermanas, bien avenidas y que se complementan" y a la primera ha agradecido su labor social y educativa, mientras que a la segunda le ha solicitado que sigan siendo "lo que sois", una organización que se dedica a la oración, la formación y el servicio, "que es la dignidad del hombre que se acerca a otros".

Según ha glosado, en el corazón están "los ojos del amor, que es la mirada más profunda" y por eso ha asegurado que desde la asociación Ciegos Españoles Católicos Organizados "nos ayudan a ver a Dios" de otra forma.

El delegado territorial de la ONCE en Aragón, Ignacio Escanero, ha explicado que en caso de que se recaudaran el cien por cien de los cupones dedicados a esta organización se obtendrían diez millones de euros, si bien ha reconocido que esto no suele ocurrir, pero sí que se incrementan las ventas cuando el cupón se dedica a una entidad concreta.

LABOR SOCIAL

Escanero ha indicado que la ONCE es una organización que se financia gracias a la venta de productos de juego, que destina a la atención de sus más de 71.000 afiliados en todo España --2.100 en Aragón--, ofreciendo unos servicios sociales especializados "que ninguna Administración, ni otro tipo de organización puede prestar".

Además, atiende a otros colectivos de personas discapacitadas. En concreto, ha precisado que el tres por cieno de su recaudación anual va dedicada a la Fundación ONCE, que atiende otras discapacidades, así como a ciegos latinoamericanos, de la zona de los Balcanes y del Sáhara Occidental. "Un cupón da mucho de sí y a nosotros nos ofrece la posibilidad de hacer esta labor social no solo en el territorio español, sino fuera de nuestras fronteras", ha dicho.

El presidente de CECO, Ignacio Segura, ha manifestado que el lema de su organización es 'Oración, formación y servicio' y por eso, por un lado, trabajan para que la Iglesia se pueda adaptar "a las necesidades que tenemos las personas con discapacidad visual", una tarea en la que también colabora la ONCE, gracias a la cual "tenemos una biblioteca más que buena, con más de mil libros de carácter religioso accesibles" en Braille o hablados.

Al respecto, ha comentado que recientemente cuenta con una versión hablada de la Biblia. Segura ha asegurado que "ser ciego en España es un lujo", además de que "vivir la fe como ciegos es vivir la verdadera fe porque la fe es ciega" y ha comentado que otra de sus funcione es hacer entender que su falta de visión "no es un castigo de Dios, sino que hay que aprender a ver las cosas de otra manera".

También hacen una labor de servicio para hacer frente "a la soledad de las personas, sean o no ciegas" a través del contacto personal. Segura ha agradecido la iniciativa de Luis García, cuando hace 25 años impulsó la creación de esta asociación en Zaragoza y todos los que le ayudaron a divulgarla por todo el territorio español.

CECO

CECO tuvo sus inicios en la Diócesis de Zaragoza en 1993 y fue reconocida por la Conferencia Episcopal Española, con carácter nacional, en noviembre de 2008. Nace con una vocación de servicio a las personas con discapacidad visual y todas aquellas que precisen apoyo.

La coordinadora de CECO Zaragoza, María del Carmen Floría, ha relatado los orígenes de la organización en la capital aragonesa de la mano de Luis García Martínez de Aguirre, quien se quedó ciego con 60 años, se afilió a la ONCE, aprendió Braille y otras tecnologías.

Esta persona "se dio cuenta de que la ONCE se ocupaba en todos los aspectos" de los invidentes, "salvo en el espiritual" y de allí nació un grupo de personas que comenzó a reunirse, primero en el Convento de las Carmelitas de la Encarnación, para pasar después a hacerlo en la sede de la ONCE, donde poseen un despacho que comparten con otras asociaciones.

El ecónomo diocesano, Jaime Sanaú, ha subrayado que desde la Archidiócesis "nos sentimos identificados con los fines de CECO", que son la promoción espiritual, moral, cultural y material de las personas con discapacidad visual y la participación de las mismas en la vida y la misión de la Iglesia.

Igualmente, esta organización trabaja para la creación de comunidades diocesanas de personas con discapacidad visual y mantiene relaciones con otras asociaciones católicas de ciegos nacionales e internacionales, ha detallado Sanaú. Actualmente, los medios de acción de CECO son reuniones, congresos, peregrinaciones, sesiones y diversas publicaciones.

El ecónomo ha expresado el respaldo a los fines de la ONCE, para mencionar el proyecto 'Resiliarte' del Alma Mater Museum de la Diócesis de Zaragoza, que ofrece 30 actividades adaptadas para el disfrute de personas con discapacidad y otras necesidades lo que le ha convertido "en un espacio pionero en la democratización de la cultura".

Para leer más