8 de agosto de 2020
19 de mayo de 2010

La residencia para niños con cáncer de ASPANOA en Almudévar (Huesca)tendrá 1.400 m2, con un presupuesto de 1,8 millones

ALMUDÉVAR (HUESCA), 19 May. (EUROPA PRESS) -

La residencia para niños afectados con cáncer y sus familias que ha impulsado la Asociación de Padres de Niños Oncológicos de Aragón (ASPANOA) en la localidad oscense de Almudévar, tendrá una superficie de 1.400 metros cuadrados y cuenta con un presupuesto de 1,8 millones de euros.

El presidente de la Diputación de Huesca (DPH), Antonio Cosculluela, asistió hoy en Almudévar al inicio de las obras de la residencia. En el acto participaron también la alcaldesa del municipio y presidenta de la Comisión de Servicios Sociales de la DPH, María Antonia Borderías, y el presidente de ASPANOA, Miguel Casaus.

El Ayuntamiento de Almudévar ha cedido el terreno sobre el que se levantará el edificio y donde hoy se ha celebrado el acto de presentación e inicio de obras. El edificio constará de dos plantas, con una superficie construida de unos 1.400 metros cuadrados.

En la planta baja, de más de 1.000 metros cuadrados, se ubicará una sala multiusos de unos 400 metros cuadrados, que se utilizará para diversos usos, tales como reuniones, comedor, museo o sala de recreo; y los dormitorios para los niños, que constarán de dos amplias salas: una para unos 25 niños y otra para otras tantas niñas con literas adaptadas y sus correspondientes aseos.

También se situarán en la planta baja las habitaciones con baño para el médico y para la enfermera; y otros servicios como ascensores adaptados, cocina con cámaras frigoríficas, almacén, vestuarios, cuarto para la limpieza y servicios para minusválidos, señoras y caballeros, así como la recepción, despacho de dirección-sala de juntas, y un cuarto para archivo.

La primera planta se destinará para el alojamiento familiar y para ello dispondrá de ocho amplias habitaciones con baño incluido. La parcela incluye la construcción de una pista multidisciplinar y un área de ocio en su exterior.

La pista deportiva tendrá 44 metros de larga por 23 de ancho y en ella se colocarán unas canastas de baloncesto y dos porterías de balonmano. También se instalará arbolado y bancos para que puedan utilizarlos las personas que visiten la residencia.

Cosculluela se refirió al objetivo de este proyecto de marcado carácter social: construir un espacio de convivencia y ocio para los niños afectados de cáncer y sus familias, donde puedan recuperarse y descansar de las largas estancias en los hospitales.

Se trata del primer edificio en Aragón de tales características y el presidente de la DPH se ha comprometido a colaborar. "El apoyo de las instituciones para este tipo de iniciativas es fundamental para atender las necesidades de este tipo de colectivos. Además proyectos como el de ASPANOA constituyen un gran ejemplo de las posibilidades y derechos que genera el Estado de Bienestar", sostuvo.

También la alcaldesa de Almudévar celebró haber hecho realidad un proyecto en el que el Ayuntamiento ya se había comprometido hace unos años, mostró su orgullo por albergar este centro pionero en Aragón y reiteró la predisposición a mantener la línea de colaboración que se ha seguido hasta ahora con ASPANOA.

Por su parte, Miguel Casaus agradeció los apoyos de entidades bancarias e instituciones, así como la solidaridad de quienes forman parte de ASPANOA. Casaus repasó la trayectoria de esta asociación.

Tras las intervenciones se plantó un olivo como símbolo del inicio de obras y el director gerente de la asociación, Antonio Rodés, leyó un poema de Rafael Alberti.

El proyecto, que cuenta con un presupuesto de 1,8 millones de euros, dispone de la colaboración en su financiación del Gobierno de Aragón, Ibercaja, Caja Inmaculada, Caja Laboral y Caja Navarra. Representantes de estas entidades asistieron también a la inauguración.