21 de noviembre de 2019
  • Miércoles, 20 de Noviembre
  • Martes, 19 de Noviembre
  • 18 de octubre de 2019

    UGT y CCOO quieren que se cumpla con la subida del SMI en el convenio agropecuario de Zaragoza "sin trucos"

    Este incremento es el principal escollo de la negociación que ha llegado al Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje

    UGT y CCOO quieren que se cumpla con la subida del SMI en el convenio agropecuario de Zaragoza "sin trucos"
    El secretario general de FICA UGT-Aragón, Juan José Arcéiz, y la secretaria general de Industria de CCOO-Aragón, Ana Sánchez, este viernes en la rueda de prensa.ERUOPA PRESS

    ZARAGOZA, 18 Oct. (EUROPA PRESS) -

    UGT y Comisiones Obreras (CCOO) quieren que se cumpla con la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) en el convenio agropecuario de la provincia de Zaragoza "sin trucos". Así lo han trasladado a la mesa de negociación en las últimas reuniones que han tenido con las organizaciones agrarias --UAGA, ASAJA y ARAGA-- en el Servicio Aragonés de Mediación y Arbitraje (SAMA).

    En una rueda de prensa en la capital aragonesa, el secretario general de la Federación de Industria, Construcción y Agro (FICA) de UGT-Aragón, Juan José Arcéiz, y la secretaria general de Industria de CCOO-Aragón, Ana Sánchez, han explicado que este jueves finalizó sin acuerdo la última reunión que han mantenido con la patronal para negociar el convenio colectivo agropecuario de Zaragoza.

    A juicio de los sindicatos, el principal escollo que impide el acuerdo es la aplicación de la subida del SMI, ya que representantes de los trabajadores y patronal no se ponen de acuerdo en su implementación. "Estamos apostando por el sector, por flexibilidad, que se pague a los trabajadores con nómina, pero no puede ser que una ley --el Real Decreto del Salario Mínimo-- impida que el sector se desarrolle", ha aseverado Juan José Arcéiz, al tiempo que ha pedido que no haya ningún tipo de ayuda para aquellos que incumplan la ley.

    Arcéiz ha relatado que en abril los sindicatos iniciaron una serie de movilizaciones, al constatar que no se estaba cumpliendo el convenio provincial. Aunque después de las protestas hubo mejoras, no fueron suficientes para la parte sindical y abrieron una mesa de negociación con las organizaciones agrarias.

    En concreto, la patronal no estaba aplicando la subida del SMI aprobada por el Gobierno central en diciembre, que lo fijaba en 900 euros brutos al mes en 14 pagas. Este Real Decreto llevó a sindicatos y organizaciones del sector agropecuario a una discusión sobre la forma en la que se debía imputar este incremento.

    La parte empresarial decía que se debía subir el SMI pagando la hora al trabajador teniendo en cuenta la duración de jornadas con las horas marcadas por el Estatuto, mientras que los sindicatos querían remitirse a las horas de convenio. Esto suponía pagar más o menos la hora.

    Para dirimir este asunto, se requirió a Inspección de Trabajo que dictaminase sobre la situación, y afirmó que se debían tener en cuenta las horas de convenio. Esto supone que en Huesca se tenga que pagar a los trabajadores del sector 7,15 euros la hora y en Zaragoza 7,19. No obstante, según los sindicatos, por el momento la patronal no ha aceptado esta resolución.

    El objetivo, ha subrayado Arcéiz, es lograr "dignificar el trabajo" y "industrializar el sector". Las primeras reuniones transcurrieron sin avances, ya que las posturas de las dos partes estaban muy alejadas. La patronal pedía aumentar la jornada laboral para aminorar los efectos de la subida del SMI, algo que los sindicatos rechazaban.

    COMISIÓN EN EL SAMA

    Ante esta situación de bloqueo, se pidió la intervención de una comisión paritaria, presidida por la directora gerente del Servicio de Mediación y Arbitraje (SAMA), Concha Gil. Así, las últimas reuniones han sido en este marco los días 18 de julio y 17 de octubre, y han acabado sin acuerdo.

    "La patronal no reconoce esa comisión paritaria para hablar del Salario Mínimo Interprofesional", ha lamentado la secretaria general de CCOO-Aragón, Ana Sánchez. Ha apuntado que los sindicatos están dispuestos a incrementar las horas del convenio de Zaragoza de 1.752 a 1.760 para equiparar el sueldo por hora al firmado en el convenio de Huesca. Pero también quieren que se incluya, como en el acuerdo oscense, el registro horario, el pago de nómicas a través de bancos y cierta flexibilidad. "Creo que esta propuesta descolocó a la otra parte y dijeron que iban a estudiarlas", ha opinado.

    Sánchez ha detallado los tres objetivos de la parte sindical: "No hacer trampas con subidas de jornada que reduzcan los sueldos, cumplir con el acuerdo de negociación colectiva --que insta a alcanzar un salario mínimo de 14.000 euros anuales en 2020-- y cerrar este convenio provincial".

    De esta forma, ha abogado por mantener un encuentro con el consejero de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, Joaquín Olona, para hablar de estos asuntos y de la situación del sector. No obstante, la próxima reunión entre sindicatos y patronal está programada para el 11 de noviembre.

    Las propuestas que ponen los sindicatos encima de la mesa para el convenio provincial de Zaragoza van en la línea de las aprobadas en el convenio oscense, firmado en septiembre, porque la parte sindical quiere avanzar hacia un acuerdo regional.

    Para ello, además de unificar criterios, los convenios de las tres provincias tienen que finalizar en las mismas fechas; el de Huesca acaba en 2021, el de Zaragoza todavía se está negociando y el de Teruel está pendiente de negociación.

    MANIFESTACIÓN EN CALATAYUD

    La secretaria general de Industria de CCOO, Ana Sánchez, ha asegurado que los representantes de los trabajadores son conscientes de la situación del sector. Ha recordado que las organizaciones agrarias salen este sábado a la calle en Calatayud para denunciar la "crítica" situación de los fruticultores en la Comunidad y pedir un futuro digno para el sector primario.

    Sánchez ha subrayado que comparten algunas de las reivindicaciones de la patronal. De esta forma, ha criticado el bajo margen de beneficios que tienen los agricultores y ha apostado por negociar un pacto de estado para tratar de mejorar esta situación, como el impulsado para el sector de la industria.

    Para leer más