25 de agosto de 2019
  • Sábado, 24 de Agosto
  • Viernes, 23 de Agosto
  • 17 de julio de 2008

    La Universidad de Verano de Teruel acerca a sus alumnos los beneficios de la terapia ecuestre

    TERUEL, 17 Jul. (EUROPA PRESS) -

    La Universidad de Verano de Teruel está desarrollando estos días un curso sobre los beneficios de la Terapia Ecuestre, en el que los participantes se desplazan hasta la Asociación Aragonesa de Terapia Ecuestre, situada en Cabra de Mora (Teruel), donde cada uno de ellos monta en unos caballos preparados para esta actividad y siente en ellos, en su mente y en su cuerpo, las consecuencias de la práctica de esta nueva terapia alternativa.

    La directora del curso y especialista en Terapia Ecuestre, Georgina Dieste, explicó que este tipo de terapia "cada vez se está extendiendo más como ayuda a distintos tipos de enfermedades, no solamente del tipo físico, como fue en sus inicios, sino también en patologías de tipo psíquico, o en aquellos que son combinaciones de ambas dos".

    Dieste expuso que es una terapia, "que pese a que hoy por hoy esta en auge, se remonta a la época de Hipócrates, antes de que se utilizaran en mayor medida para ayudar a los soldados afectados por las secuelas de la Segunda Guerra Mundial, aunque es cierto que en la actualidad, es una de las terapias que más se están fomentando, visto los beneficios que causan".

    Georgina Dieste comentó que al curso es una primera aproximación "ya que en tan pocos días no se puede llegar a profundizar". Además, "se hace complejo unir el mundo del caballo y de la equitación y el de las personas con deficiencias especiales".

    Por eso, "lo que pretendemos es que todos ellos tengan una experiencia vivencial, qué sientan en sus propios cuerpos los beneficios de la terapia ecuestre y que conozcan todo el proceso".

    En estas clases prácticas, según manifestó Dieste, los alumnos "aprenden aspectos de la terapia, como por ejemplo, las características del animal, instrumento principal y básico para su realización".

    "El caballo no puede ser cualquiera, y pese a que no se ha llegado en ninguna de las investigaciones a la recomendación al uso de una raza determinada más propicia para la terapia, si que el caballo debe de tener un carácter tranquilo, sereno, con un cierto equilibrio mental, y a poder ser, joven, aunque se diga que lo mejor es que sea viejo y con poca movilidad", agregó la especialista en terapia ecuestre.

    La directora del curso comentó que esta terapia "es costosa y en la mayoría de las ocasiones se oferta de manera no lucrativa, ya que se desarrolla a partir del trabajo de asociaciones como la de Cabra de Mora. "Sobrevivimos gracias a las subvenciones que nos proporcionan las administraciones", matizó.