23 de agosto de 2019
  • Jueves, 22 de Agosto
  • 27 de julio de 2008

    El vicepresidente de Uruguay dice que "hay que dejar de ver el agua como una mercancía"

    ZARAGOZA, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El vicepresidente de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, dijo esta mañana en la Muestra Internacional, durante la celebración del Día Nacional de su país en la Exposición, que "hay que dejar de ver el agua como una mercancía, y no ponerle precio".

    Novoa aseguró que el agua "tiene un valor social y cultural, pero no mercantil". El vicepresidente aseguró que "no todos los elementos de la naturaleza pueden ser utilizados como mercancías".

    El vicepresidente uruguayo recalcó que "los recursos naturales se agotan" y añadió que "es un compromiso de toda la humanidad cuidar de ellos y preservarlos para las generaciones futuras".

    Novoa explicó que en su país "entienden el agua como un bien social irrechazable", como demuestra el hecho de la inclusión en la Constitución de un artículo que garantiza que los servicios de agua corriente y saneamiento sean prestados por el Gobierno.

    Con esta política pública, el vicepresidente aseguró que "se evitan especulaciones en torno a un recurso vital" y añadió que como consecuencia de esta norma, "el 99 por ciento de los habitantes tienen agua potable, y el 95 por ciento tienen saneamiento".

    El vicepresidente uruguayo explicó que en Latinoamérica "hay dos políticas muy exitosas en torno al agua, aunque también muy diferentes". Se trata de la llevada a cabo por Chile, que como dijo Novoa, "es totalmente privada", y la de Uruguay, "que es cien por cien pública".

    Novoa también hizo mención a la "solidaridad internacional de Uruguay", cuando se producen catástrofes naturales. El vicepresidente dijo que su país "siempre está ahí con potabilizadoras de agua potable".

    En cuanto a la Exposición Internacional Zaragoza 2008, Novoa dijo que "tiene la virtud de estar realizando una reflexión sobre un tema capital como es el agua, que afectará a las relaciones entre los países en el nuevo siglo".

    El vicepresidente de Uruguay, Rodolfo Nin Novoa, encabezó la delegación uruguaya. La completaban el canciller de la República, Gonzalo Fernández, el comisario de Uruguay en la Exposición, Fabricio Siniscalchi, y el embajador uruguayo en España, Ricardo González.

    La delegación española estaba encabezada por el ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, que estuvo acompañado por el comisario de la Expo, Emilio Fernández Castaño.

    ESFUERZO DE UNA CIUDAD

    El ministro Corbacho manifestó que "el esfuerzo de Zaragoza, generación tras generación por dominar el pulso del agua del Ebro, se ha visto recompensado con la celebración de esta Exposición".

    Corbacho aseguró durante su discurso oficial, con motivo de la celebración del Día Nacional de Uruguay que "la reflexión sobre la ciudad ideal y sostenible tiene en Zaragoza a lo largo de estos meses su espacio principal".

    El ministro dijo que la Exposición Zaragoza 2008 "propone la idea de la concordia y presenta a España como un modelo de convivencia sostenible". El ministro afirmó que "esta jornada sirve para el acercamiento entre los dos países", que según Corbacho, comparten "una lengua, una cultura y una historia reciente".

    Durante su discurso, el ministro también recordó que "Uruguay fue país destino de muchos españoles en el siglo pasado, durante un periodo en el que en España no existían las libertades de las que hoy gozamos".

    Los actos del Día Nacional de Uruguay en la Exposición se iniciaron con la recepción de las autoridades, el izado de banderas y los himnos oficiales, y la firma en el libro de honor, con el siguiente intercambio de regalos, dentro del Palacio de Congresos de la Muestra, donde después se produjeron los discursos oficiales. Les siguió la actuación de un cantautor uruguayo, que interpretó, con su guitarra, las obras más conocidas de artistas latinoamericanos.