24 de agosto de 2019
  • Viernes, 23 de Agosto
  • Jueves, 22 de Agosto
  • 28 de junio de 2008

    Zaragoza.- Cerca de 150 jóvenes se inscriben en el sorteo para representar al Cipotegato de Tarazona

    TARAZONA (ZARAGOZA), 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

    Cerca de 150 jóvenes se han inscrito este año en el sorteo para representar al Cipotegato en las fiestas de Tarazona. Hoy sábado, a las 17.00 horas, se celebra en el salón de Plenos del Ayuntamiento de Tarazona el tradicional sorteo del que saldrá elegido el Cipotegato de 2009 y también suplente de este año.

    La tradición marca que su nombre se mantenga en secreto y, tras unos días, notifica su elección en el Consistorio de forma discreta. Cerca de 150 jóvenes turiasonenses se han inscrito este año, de los que, tan sólo dos, son mujeres.

    Según explicó el concejal de Festejos, Julio Gracia, "cada año son más los turiasonenses deseosos de encarnar por un día esta figura", que cada 27 de agosto, vestido con un traje arlequinado compuesto por rombos verdes, rojos y amarillos, sale corriendo del Ayuntamiento bajo una lluvia de tomates lanzados por los asistentes, hasta llegar a la estatua de bronce situada en la Plaza España, dando así comienzo las fiestas patronales.

    Para participar en el sorteo sólo es necesario cumplir dos condiciones: ser de Tarazona y mayor de 18 años. Este próximo 28 de agosto, todos las personas inscritas tendrán asignado un número. Gracia subrayó que "durante todo el año, son muchos los que esperan con inquietud a que el consistorio abra el plazo de inscripción. Algunos incluso esperan cumplir la mayoría de edad para poder presentarse".

    En tan sólo medio siglo, ser Cipotegato ha pasado de ser considerado algo humillante a ser todo un honor para la persona que lo ejercita, recuerda el Consistorio turiasonense en un comunicado. De hecho, "lejos quedan los años en los que el ayuntamiento tenía que pagar a una persona para que la tradición siguiera".

    El personaje del Cipotegato, está relacionado con los antiguos bufones que acompañaba a la procesión del Corpus y que portaban un latiguillo, que utilizaban para espantar a los gamberros. En la actualidad, el Ayuntamiento se trabaja intensamente para que esta fiesta sea declarada de Interés Turístico Nacional, celebración que ya está declarada fiesta de Interés Turístico de Aragón.