19 de septiembre de 2019
  • Miércoles, 18 de Septiembre
  • 10 de enero de 2009

    Zaragoza.- El ex-hermano mayor del Refugio alerta del progresivo aumento de excluidos a causa de la crisis

    ZARAGOZA, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

    El ex-hermano mayor de la Santa Hermandad del Refugio de Zaragoza, Manuel Montañés, alertó del progresivo aumento de ciudadanos excluidos a causa de la presente crisis global. Montañés continúa en la Hermandad como voluntario en la empresa de reinserción 'Reinser', tras ser el responsable de la entidad desde 1993 y cesar en el cargo a finales de 2008.

    En declaraciones a Europa Press, Montañés afirmó que "el nudo gordiano" de la crisis económica es, precisamente, el hecho de que "no tenemos ni idea, nadie puede decir que ha encendido la bola de cristal y ha visto el fondo de la crisis", por lo que es muy complejo planificar y tomar decisiones.

    Durante los últimos meses de 2008, los responsables de la Hermandad han detectado un aumento de usuarios españoles de origen, de tal manera que ahora la proporción es de dos tercios de españoles y un tercio de trabajadores inmigrantes, aunque durante varios años ocurrió al revés.

    Desde que Montañés fuera designado hermano mayor, en 1993, hasta ahora, han cambiado los factores de exclusión. Así, indicó Montañés, "cuando yo comencé era el alcohol, que hacía perder el puesto de trabajo, lo que ocasionaba una ruptura familiar y la ruptura conducía a la calle" y el afectado "se convertía en carrilano". Ahora, el factor decisivo es la pérdida de empleo por cualquier motivo, aunque también es importante que el afectado padezca algún tipo de adicción.

    Asimismo, señaló, la media de edad de los usuarios, ahora, es de unos 40 años y hace 15 años era de unos 55. En cuanto al género, el número de mujeres demandantes de estas ayudas se ha duplicado desde 1993, en Zaragoza, y ahora se sitúa entre el ocho y el 10 por ciento de todos los demandantes.

    El ex-hermano mayor continuó afirmando que no sólo contar con un puesto de trabajo permite a los excluidos normalizar su situación personal, sino que además deben contar con una vivienda al uso, por lo que aplaudió el progresivo incremento de pisos "apoyados" en lugar de crear grandes centros de asistencia. Cuando el excluido cuenta con su propia vivienda, "ahí sí podemos actuar de una manera mucho más segura".

    "Cuanto más alta es la riqueza, más grande se va haciendo la bolsa de pobreza, sin que sea muy exacto", dijo Manuel Montañés, quien añadió que "cuando la bolsa de riqueza cesa, también cesan los recursos contra la pobreza". El ex-hermano mayor aprovechó para exigir más eficacia a las políticas públicas contra la pobreza y explicó que el porcentaje de excluidos es ahora el uno por mil, en Aragón, el mismo que hace 15 años.

    NIÑOS

    "También hay niños pobres", prosiguió Manuel Montañés, quien dijo que "su único error ha sido nacer en una familia sin recursos". En 1993, unos 250 niños de hasta 14 meses estaban atendidos en el programa 'Gota de leche', donde reciben atención pediátrica y alimenticia. Ese número ha aumentado hasta los 460 actuales de media.

    La Hermandad del Refugio presta también un servicio de guardería, en la actualidad, para 62 niños de entre uno y tres años, procedentes de 19 países y de cuatro continentes. "Es una mini ONU", dijo Montañés. Además, 18 menores extranjeros no acompañados (MENA) son atendidos en la Casa de San José.

    "MUCHOS AÑOS"

    Manuel Montañés fue reemplazado por Manuel Marqueta en el puesto de hermano mayor de la Santa Hermandad del Refugio, después de 15 años de mandato, en periodos de tres años. "15 años son muchos", señaló Montañés.

    El ex-hermano mayor consideró "conveniente" dar entrada a "gente nueva, más joven, con nuevas inquietudes". Ahora se dedica al voluntariado en Reinser, firma que emplea a excluidos y que se dedica al reciclaje de maderas y plásticos, así como la prestación de servicios.

    Manuel Montañés agradeció la colaboración de numerosos zaragozanos, durante estos 15 años, y dijo que "el aragonés es una persona desprendida, solidaria, que sabe muy bien lo que tiene que hacer y cómo lo hace", por lo que "sólo tengo motivos de agradecimiento" para los aragoneses.