24 de noviembre de 2020
24 de agosto de 2006

Zaragoza.- La fachada del Seminario derrumbada el lunes será derribada y el traslado de funcionarios será pospuesto

ZARAGOZA, 24 Ago. (EUROPA PRESS) -

La fachada de 30 metros del antiguo Seminario de Zaragoza que se vio afectada por un derrumbe el pasado lunes, 21 de agosto, será derribada con carácter urgente y posteriormente desescombrada, tal y como lo aconsejan los tres informes técnicos que se han realizado durante esta semana.

El concejal de Equipamientos, Agustín Martín, y el gerente de Urbanismo, Carmelo Bosque, han presentado esta tarde las conclusiones de los tres informes que harán que el traslado de materiales y funcionarios se posponga, "como mínimo hasta medidos de septiembre" o hasta que el informe pericial asegure que las condiciones de los equipamientos son óptimas para realizar el traslado.

Los informes han sido elaborados por los técnicos de la empresa que lleva la dirección facultativa de la obra, IDON, del laboratorio de ensayos INTEMAC, y por los propios técnicos municipales. "Los tres informes coinciden en que es urgente proceder al derribo de la zona afectada, que engloba unos 30 metros, y desescombrar la misma ante el riesgo de hundimiento inmediato de esa zona", confirmó Martín.

La Alcaldía ya ha dado el visto bueno a la operación de derribo y desescombro y los trámites administrativos que den comienzo a la operación llegan mañana a la Diputación General de Aragón (DGA), para que la institución apruebe el comienzo del proceso. "La DGA ya conoce 'in situ' lo sucedido y ha mandado a sus propios técnicos para que hagan las valoraciones correspondientes", apuntó el concejal.

Tras los trámites administrativos, se llevarán a cabo una serie de actuaciones para proceder al derribo. Según aseguró el concejal, "hoy mismo ha llegado la maquina que realizará el derribo en cuanto estén listos los trámites administrativos tanto municipales, que ya se han producido esta misma tarde con la resolución de la Alcaldía, como los de la DGA", apostilló.

El periodo de derribo se llevará a cabo en "tres o cuatro días", y el desescombro selectivo de materiales durará "entre una semana y media y dos semanas". Tras el derribo parcial controlado de la zona se procederá a estudiar las zonas contiguas, y una vez efectuado el estudio se procederá a realizar actuaciones en aquellos sectores en que sea necesario.

"Es obvio que las zonas contiguas tendrán alguna afección --explicó Carmelo Bosque--, y aunque no sea grave habrá que ver si esos daños son reparables o no y hasta dónde llegan", apuntó. Las zonas que están en pie y cerca de la zona afectada por el derrumbe soportan esfuerzos que antes soportaba el sector derrumbado, y esto podría acabar causando daños irreversibles si no se actúa pronto, indicó Bosque.

Respecto a la causa que motivó el derrumbe de la fachada, ni el concejal ni el gerente han podido dar una explicación, ya que todavía no se ha realizado el informe pericial, que podría estar preparado para principios de septiembre. "Hasta que la zona no esté limpia los técnicos no pueden ir a valorar los daños y este proceso de limpieza durará dos semanas", apuntaron.

De esta manera, se pospone el traslado de la biblioteca y de los almacenes, operaciones previstas para el próximo lunes 28 de agosto, según Martín para "no provocar molestias en el traslado por el polvo y el ruido de las obras", no por ninguna otra "causa física o problema directo en las infraestructuras", aseguró.

Agustín Martín insistió en que la zona afectada y la rehabilitada "son independientes y no se hayan directamente relacionadas" y que aunque el traslado se posponga hasta que termine el derribo y limpieza de la zona, lo que podría suceder a partir del 15 de septiembre, "eso no significa que vaya a suspenderse", aseveró.

"Dijimos a los funcionarios que la zona en cuestión no tiene nada que ver con la rehabilitada, y que la garantía de que lo rehabilitado está en condiciones óptimas de ser utilizado es total", recordó Martín. "Tienen más garantías en el ala Oeste del Seminario que en el edificio que están usando actualmente, en las instalaciones de Gerencia de Urbanismo y en el propio cubo", consideró.

De todos modos, hasta que no se obtengan los informes periciales no se trasladarán ni los materiales ni los funcionarios y según explicó Bosque, "eso ocurrirá con la recepción del edificio" que requiere una tramitación que incluye certificados de seguridad por parte de la dirección de la obra. "Sin esos certificados no se recibe el edificio y si no se recibe edificio no habrá traslado", apostilló.

Ahora, la administración debe preparar los trámites necesarios para llevar a cabo esta obra no prevista que podría iniciarse el lunes 28, y continuar explicando el procedimiento a las partes implicadas. Una de estas partes, los sindicatos, se reunirán mañana mismo con los responsables de urbanismo para debatir la seguridad del edificio y el traslado de funcionarios.

Mientras Administración y técnicos deciden qué hacer con la parte Este, los trabajadores continúan con su labor en otras zonas del edificio, porque --según Martín-- "lo aislado es una mínima parte del total de la superficie de obra", que tendría unos 40.000 metros cuadrados.