14 de octubre de 2019
10 de abril de 2008

Zaragoza.-El fin de las obras en el Barranco de Los Lecheros acaba con el riesgo de inundaciones en el barrio de Alfocea

ZARAGOZA, 10 Abr. (EUROPA PRESS) -

La reciente finalización de las obras en el Barranco de Los Lecheros permitirá al barrio rural de Alfocea acabar con el riesgo de inundaciones por avenidas torrenciales que padecían diferentes zonas de su casco urbano.

La actuación se ha centrado en la defensa de los márgenes del barranco y se enmarca en el convenio de colaboración del el Ayuntamiento de Zaragoza con la Diputación Provincial de Zaragoza, para la introducción de mejoras en los barrios rurales de la ciudad.

Las obras han supuesto una inversión superior a los 400.000 euros y se unen a otras anteriores ya realizadas, también centradas en la protección del casco urbano y de otras zonas del barrio como el cementerio o la estación de depuración de aguas residuales.

En esta ocasión se han colocado 120 metros de escollera (dique de contención formado a base de piedras) en la margen derecha y 121 en la izquierda, así como 69 metros de muros de gaviones (cestones rellenos de tierra y piedras) en la margen derecha y 81 en la izquierda -aguas abajo del puente, bajo el cementerio y en prolongación de la escollera-.

El consejero de Infraestructuras y Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Zaragoza, Antonio Becerril, y el diputado delegado de Obras de la Diputación de Zaragoza, Francisco Compés, visitaron recientemente los trabajos para comprobar personalmente el resultado de la inversión realizada, informan en un comunicado desde el Ayuntamiento de Zaragoza. "Esta obra va a traer la tranquilidad a los vecinos del barrio, que van a tener la seguridad de que en el caso de que se produzcan aguaceros o lluvias torrenciales el barranco no se va a desbordar ni se inundarán zonas del barrio", ha explicado Becerril.

En este sentido, Becerril ha destacado el valor de esta obra, que ha requerido un volumen de inversión muy importante, para un barrio como el de Alfocea, en el que el número de vecinos censados apenas supera los 150. Según Becerril, "una actuación como esta demuestra que todos los zaragozanos tienen los mismos derechos, vivan en el centro de la ciudad o en un pequeño barrio del extrarradio, y que el Ayuntamiento interviene allí donde se requiere y necesita sin perjuicio de los réditos derivados. Además, la sensibilidad de la Diputación Provincial y su disposición a colaborar en este tipo de actuaciones es una garantía para mejorar y mantener la calidad de vida de los vecinos", ha subrayado.

El Barranco de Los Lecheros tiene una longitud total de 16,8 kilómetros y cuenta con una pendiente media del 2,15 por ciento, lo que le convierte en un cauce especialmente peligroso en el caso de avenidas por aguas torrenciales. Avenidas que, hasta la ejecución de estas últimas actuaciones, se habían venido produciendo y repitiendo y que habían terminado por modificar la trayectoria del lecho del barranco.

Con esta última intervención, han quedado aseguradas las principales zonas del casco urbano, el cementerio y la EDAR y se evitará que el nivel del agua nunca supere la rasante del puente sobre el barranco.