4 de junio de 2020
3 de abril de 2020

Un grupo de empleados de PSA en Figueruelas fabrican desde sus casas pantallas de protección

Un grupo de empleados de PSA en Figueruelas fabrican desde sus casas pantallas de protección
David Blasco entrega pantallas de protección para que sean repartidas. - DAVID BLASCO

ZARAGOZA, 3 Abr. (EUROPA PRESS) -

Un grupo de empleados de la planta de PSA en Figueruelas está colaborando en la fabricación de pantallas de protección, para ayudar en la lucha contra el coronavirus COVID-19, desde sus casas. En concreto, se han sumado a la iniciativa ciudadana 'Aramakers3D' en la que participan, de forma altruista, cientos de aragoneses.

En declaraciones a Europa Press, un trabajador de la factoría zaragozana, David Blasco, ha explicado que cuando tuvo conocimiento de la iniciativa 'Coronavirus Makers' se puso en contacto con su empresa para dar a conocer esta actividad solidaria en todas las plantas del grupo. La acción solidaria consiste en la fabricación de pantallas protectoras para quienes la necesiten a través de impresoras 3D.

El éxito de esta iniciativa en todo el país ha llevado a que se creen grupos en distintas comunidades autónomas, en el caso de Aragón 'Aramakers3D'. Estas personas se coordinan a través de grupos de 'Telegram' en los que intercambian sus dudas y se ayudan a sacar la producción adelante. Además, estas pantallas se realizan con un modelo homogéneo y acordado con Sanidad.

"El proceso no es complicado", ha asegurado David Blasco. En concreto, a la impresora 3D se le da la orden de lo que tiene que generar a través de un archivo informático, que en este caso es de libre disposición.

Blasco ha explicado que son su impresora tarda unos 50 minutos en imprimir una de estas pantallas y lo hace "con un coste ínfimo" de unos 40 céntimos por pieza. El material plástico que se utiliza para imprimir se vende por kilos y sólo se necesitan unos 30 gramos para hacer una de estas piezas protectoras.

De esta forma, se pueden fabricar entre 15 y 20 pantallas al día con una impresora 3D, aunque "depende de la experiencia que se tenga y de disponibilidad de cada persona. Blasco ha explicado que además se pueden llegar a imprimir ocho pantallas de una vez, a través de un archivo que permite apilarlas.

No obstante, este voluntario ha detallado que las impresoras 3D con las que cuentan son caseras, por lo que están sufriendo un desgaste importante con esta actividad. Esto les lleva a ayudarse a través del citado grupo de 'Telegram' para lograr dar el mantenimiento adecuado a sus máquinas.

DIVIDIDOS EN DISTRITOS

Este grupo de 'Telegram' cada vez crece más. De hecho, los voluntarios de Zaragoza han tenido que dividirse por distritos. La buena acogida que han tenido este tipo de iniciativas hace que ahora el material para imprimir sea "un poco más difícil de conseguir", de hecho, en algunas tiendas "ya no queda nada".

David Blasco ha asegurado que es "de agradecer" poder colaborar con los sanitarios y los servicios de emergencias proporcionándoles estas pantallas para ayudarles en su trabajo. Para todas aquellas personas que tengan una impresora 3D y se quieran sumar a esta iniciativa, pueden encontrarlos en redes sociales como 'Twitter'.

Para leer más