22 de octubre de 2019
  • Lunes, 21 de Octubre
  • 15 de febrero de 2009

    Zaragoza.- El juicio contra el Ayuntamiento por el recurso presentado por el delegado policial de CSL será en noviembre

    ZARAGOZA, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El juicio contra el Ayuntamiento de Zaragoza tras el recurso interpuesto ante el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo por el delegado de la Policía Local del sindicato CSL, Tomás García, se celebrará el 17 de noviembre de este año.

    Tomás García decidió presentar el pasado 12 de enero un recurso contencioso-administrativo en el que reclama la suspensión de la sanción que acordó el área de Régimen Interior del Ayuntamiento de Zaragoza de suspenderle un año y medio sin empleo y sueldo tras abrirle un expediente disciplinario el pasado verano.

    Esta sanción se acordó el pasado 19 de diciembre de 2008 cuando el área de Régimen Interior del Ayuntamiento se ratificó en la resolución provisional sobre el expediente disciplinario que le abrió el pasado verano y que conlleva la citada sanción, que no le permitiría volver a incorporarse hasta finales de junio del año 2010.

    Aparte de los fundamentos jurídicos entre los argumentos se incidirá en que "se trata de una represalia al secretario general de un sindicato", además de que supone un "atentado contra la libertad sindical" para finalmente intentar demostrar que la falta que se imputa de perturbación del servicio "no es cierta", explicó Tomás García.

    Otro de los argumentos que esgrimirán es que se trata de una "burda represalia de responsables del Ayuntamiento motivado por un problema personal" contra el propio sancionado.

    Antes de que se produzca el juicio, Tomás García ha solicitado como medida cautelar la suspensión de la sanción de año y medio sin empleo y sueldo a lo que el Ayuntamiento de Zaragoza se ha opuesto y ahora tocará decidir al juez.

    EXPEDIENTE DISCIPLINARIO

    La apertura de este expediente tuvo lugar después de que el pasado 9 de julio, el delegado de CSL, Tomás García, se negara a abandonar una dependencia municipal en la que pretendía dar información sindical por lo que fue conminado a que abandonara la sala y esperase hasta que se terminara de pasar lista. Al negarse, los mandos de Policía Local emitieron los correspondientes informes de lo sucedido.

    Estos informes fueron estudiados el día 10 de julio por el Superintendente de Policía Local, que remitió los mismos a Régimen Interior para que se iniciara el correspondiente expediente disciplinario. Un día después, el área de Hacienda, Economía y Régimen Interior del Consistorio comunicó la incoación de un expediente disciplinario contra Tomás García.

    Tras el periodo de presentación de alegaciones, la Junta de Personal, en su reunión el 24 de julio, acordó por unanimidad solicitar el sobreseimiento de este expediente, entre otras razones, porque consideraban que se estaba vulnerando el derecho a la libertad sindical, a la presunción de inocencia, el principio de legalidad, de proporcionalidad y tipificación de sanciones.

    Sin embargo, el 25 de agosto se emitió el pliego de cargos, donde se calificaban los hechos como una "desobediencia y falta muy grave", a la que corresponde una sanción de separación del servicio o suspensión de funciones de entre tres a seis años; y como una "perturbación del servicio", que conlleva una sanción de suspensión de funciones de menos de tres años.

    Ante estos cargos, desde el primer momento los seis sindicatos estimaron que la actuación disciplinaria era "desproporcionada" respecto a los hechos ocurridos y que se trataba de un "hecho sin precedentes en el Consistorio".