27 de mayo de 2020
18 de diciembre de 2008

Zaragoza.- La nueva ordenanza de rehabilitación de viviendas primará la eficiencia energética y la accesibilidad

ZARAGOZA, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

El borrador de la nueva Ordenanza de Fomento a la Rehabilitación de Viviendas inicia primará la eficiencia energética, el uso de las energías renovables y la accesibilidad para las personas con movilidad reducida y actuará principalmente en las zonas más envejecidas de la ciudad para adecuarse al Plan General de Ordenación Urbana y la legislación autonómica y estatal sobre viviendas.

Estas son las principales características de la futura ordenanza que explicó el consejero municipal de Infraestructuras y Participación Ciudadana del Ayuntamiento de Zaragoza, Antonio Becerril, quien calculó que en un par de meses podría entrar en vigor tras superar el trámite administrativo.

En rueda de prensa, tras la reunión del Consejo de Administración de Zaragoza-Vivienda, Becerril justificó la presentación de este borrador al considerar que tras casi 20 años de la ordenanza todavía vigente hay que "corregir incoherencias" motivadas por el cambio legislativo, principalmente.

No obstante, Becerril destacó que durante estos últimos 20 años de "política activa de rehabilitación de vivienda" se han generado 128 millones de euros de inversión que han producido un "cambio significativo" en barrios como el Rabal, Picarral y La Jota.

Entre las actuaciones que han ejecutado, dijo que se han instalado 350 ascensores anuales, se han concedido ayudas por más de 50 millones de euros para 32.000 viviendas en 8.200 edificios y del total unas 7.000 viviendas se localizan en el Casco Histórico.

Este borrador de ordenanza focaliza las ayudas a "quien menos tiene", precisó Becerril, para hacer un seguimiento y apoyo del destino de las ayudas, por lo que "no sólo es un compromiso de rehabilitación conveniada, sino también de gestión social".

La mayor concentración de esfuerzo público se destinará en la rehabilitación de las Áreas de Rehabilitación Integral (ARIS) del Casco Histórico, Picarral y Delicias, y se pasará de los 6.000 a los 9.000 euros de ayuda, apuntó el gerente de Zaragoza-Vivienda, Nardo Torguet.

Otros aspectos que contempla la ordenanza es que "no habrá límite de antigüedad del edificio" en la supresión de las barreras arquitectónicas, las obras de ahorro energético para mejorar los aislamientos de las viviendas se bonificarán hasta un 50 por ciento y la instalación de ascensor aumentará el porcentaje del 40 al 70 por ciento.

Además, el objetivo de la nueva ordenanza es "acercar la administración más al ciudadano" para lo que se simplificará la documentación que deberán entregar los interesados y la administración realizará un ingreso del 80 por ciento del total al inicio de la obra de rehabilitación.

Becerril dijo que anualmente se reciben unas 1.200 solicitudes y las zonas ARIS ya cuentan con 1.055 actuaciones. A su parecer, con este nueva ordenanza se contribuirá a combatir los "efectos indeseables de los consumos energéticos y se procurará un mejor modelo de gestión para las familias más necesitadas".