4 de abril de 2020
9 de enero de 2008

Zaragoza.- Tarazona iniciará en febrero un tratamiento para erradicar las termitas de 50 viviendas del barrio San Miguel

ZARAGOZA, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Tarazona emprenderá el próximo mes de febrero un tratamiento para erradicar la plaga de termitas que afecta a unas 50 viviendas del barrio de San Miguel, uno de los más antiguos de la ciudad y que más insistentemente ha solicitado la intervención municipal para atajar este problema.

En declaraciones a Europa Press, la concejal de Barrios, Eva Calvo, explicó que estas viviendas están habitadas en su mayoría por "gente jubilada" y aunque no pudo precisar cuántos vecinos podrían verse afectados confió en que "no tengan que irse de sus casas".

Eva Calvo relató que desde el Ayuntamiento de Tarazona ya han realizado una primera inspección visual para "conocer los daños y la manera de detectarlas" motivo por el que se decidió tomar la medidas necesarias para erradicarlas. Tras contactar con tres empresas especializadas, con el fin de que plantearan alternativas para solucionarlo, están a la espera de que presenten el presupuesto y "estudiaremos que propuesta nos quedamos".

Una vez que seleccionen a la empresa encargada de realizar el tratamiento llevará a cabo una inspección más profunda para ver en qué grado están afectadas las viviendas y si es necesario que se produzca algún desalojo.

La fecha "ideal" para comenzar el tratamiento de erradicación es febrero, al ser el mes de la reproducción de las termitas. No obstante, se trata de un proceso largo que "requiere un tratamiento continuado y vigilado de unos cinco años".

En este sentido, explicó que "hoy podemos decir que el método más eficaz de eliminación es el sistema de captura, que se basa en la difusión de un producto, el hexaflumorón en forma de cebos que será consumida por las termitas obreras; poco a poco, mediante el fenómeno de intercambio de alimentos, el conjunto de la colonia es intoxicada".

La aplicación de este tratamiento consiste en la colocación de los citados cebos en las aceras de las calles del barrio, a unos siete metros de las casas. En esos cebos, se coloca una cápsula con el producto mortífero que, por contacto, se extenderá a toda la colonia después de que las hormigas obreras se infecten.

En el supuesto de que haya viviendas afectadas, los cebos se colocarían en el interior de las paredes con el mismo efecto multiplicador desde las hormigas obreras hacia el resto del termitero.

ELEVADO COSTE.

La concejal de Barrios indicó que el Ayuntamiento asumirá todo el coste que suponga este sistema, que se instalará alrededor de los edificios afectados, con la colocación de estaciones de control.

Además, dijo que el consistorio también ayudará a los vecinos afectados "con la agilización y realización de cuanto trámites administrativos se necesiten, en el supuesto que necesiten ejecutar alguna actuación en sus viviendas".

No obstante, es un tratamiento "caro, que ronda los 100.000 euros", apuntó Calvo, para añadir que desde el Ayuntamiento de Tarazona se estudia la solicitud de subvenciones al Gobierno de Aragón.

La concejal de Barrios puntualizó que el coste no se efectuaría en un solo ejercicio dado el alto coste, sino que se fraccionaría entre los años de aplicación del tratamiento.