21 de julio de 2019
  • Sábado, 20 de Julio
  • Viernes, 19 de Julio
  • 18 de septiembre de 2018

    FAPAS advierte de la presencia de ganado alimentándose en pastos con alto contenido de arsénico

    FAPAS advierte de la presencia de ganado alimentándose en pastos con alto contenido de arsénico
    FAPAS

    OVIEDO, 18 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El Fondo para La Protección de los Animales Salvajes (FAPAS) ha iniciado un trabajo de análisis para determinar el estado de zonas mineras donde pasta ganado. Los primeros resultados demuestran que en Asturias se está utilizando de manera generalizada las escombreras mineras para alimentación de ganado con alto contenido de arsénico.

    Asturias posee una normativa que regula el uso de los suelos con presencia de metales pesados mediante Resolución de 20 de marzo de 2014, de la Consejería de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente, por la que se establecen los Niveles Genéricos de Referencia para metales pesados en Suelos del Principado de Asturias.

    En el caso de arsénico, el nivel de referencia está establecido en 40 miligramos por kilo de terreno para suelos que no sean calizos o graníticos y su uso sea ganadero o agrícola.

    FAPAS, ante la verificación de la presencia de arsénico en los terrenos de uso ganadero que ya ha identificado, ha presentado dos denuncias antes las Comandancias de la Guardia Civil en Oviedo y Gijón, a fin de que investiguen esta situación "a todas luces irregular".

    La asociación protectora de los animales destaca que en el caso de la mina de oro de Boinás, la presencia de arsénico duplica el límite legal establecido. Pero sin duda resaltan como el más grave, el que se sitúa en la mina lenense de Soterraña, una antigua mina de mercurio, cuyas escombreras se encuentran abiertas y a las que el ganado accede con facilidad. Los análisis de presencia de arsénico en el suelo se elevaron hasta los 5.700 miligramos kilo. Más de 100 veces el nivel permitido.

    RIESGO PARA LA SALUD HUMANA

    Fapas destaca que son muchos los estudios científicos que vinculan el consumo de carne procedente de ganado que se alimenta sobre pastos con altos contenidos de metales pesados, en especial el arsénico con un riesgo potencial alto para la salud humana.

    "En Asturias, que posee una enorme cantidad de pastos naturales, resulta inadmisible que por desidia y falta de control de la Administración Regional, se estén utilizando pastos que se generan sobre escombreras mineras", añaden.