17 de octubre de 2019
24 de septiembre de 2009

El 30 por ciento de los niños asturianos se dedican al ocio sedentario, según un estudio

OVIEDO/MURCIA, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

El 45 por ciento de los padres afirma que sus hijos dedican más de dos horas diarias a formas de ocio pasivo como ver la tele o jugar a la videoconsola. Además hay comunidades en las que el porcentaje es superior, en el caso de Murcia alcanza el 72 por ciento, en La Rioja un 60 por ciento, o un 56 por ciento en Cataluña. En el otro extremo, los niños que menos tiempo dedican a este tipo de ocio son los de baleares (20%), vascos (28%) y los residentes en Castilla y León (28%) y Asturias (30%) según la encuesta realizada por la Fundación Alimentum a 1.500 personas en toda España.

Según la encuesta, baleares y asturianos parecen ser los padres más 'entregados' a la hora de inculcar a los más pequeños con el ejemplo de la importancia de realizar actividad física para la salud. Así un 50 por ciento de padres en las Islas Baleares y un 45 por ciento en Asturias afirman compartir habitualmente la realización de actividad física con sus hijos, muy por encima del 22 por ciento de la media nacional, o del 6 por ciento en Castilla La Mancha y el 14 por ciento de Canarias.

En cuanto a la actividad física que los más pequeños realizan en sus desplazamientos ordinarios, y según los padres encuestados, cinco de cada diez niños españoles no realizan actividad física alguna en sus desplazamientos a los centros escolares, media superada en Canarias y la Comunidad de Madrid, con un 69 por ciento y 59 por ciento, de niños respectivamente, que utiliza a diario el transporte motor para desplazarse a los centros escolares.

En el otro lado, el 67 por ciento de niños aragoneses y el 60 por ciento en Castilla y León sí realizan actividad física al desplazarse diariamente al colegio.

Para los miembros del Comité Científico de Actividad Física de la Fundación Alimentum estos datos contrastan con las recomendaciones de las instituciones europeas y americanas de referencia, que aconsejan la práctica de actividad física diaria en niños y adolescentes y de al menos cinco veces por semana en adultos para lograr beneficios para la salud y prevenir los efectos negativos del senderismo.

En España, actualmente la media de educación física en los centros escolares es de unos 70 minutos a la semana, muy por debajo de otros países como los nórdicos, en donde dedican tres horas semanales más.

En concreto, las normas que desarrollan la actual Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (LOE), suponen una reducción media del tiempo dedicado en los colegios a realizar educación física de entre el 20-30 por ciento con respecto a la anterior legislación.

TAREA DE TODOS PROMOVER EL INTERÉS

Según el catedrático de la Universidad Autónoma de Madrid y miembro del Comité Científico de Actividad Física de la Fundación Alimentum, Juan Luis Hernández, "es tarea de todos el promover el interés de los niños por la práctica de actividad física, y resulta también indispensable que las administraciones fomenten y faciliten el acceso a la actividad y ejercicio físico a los más pequeños".

"El 50 por ciento de chicos de entre 13 y 18 años sólo practica ejercicio cuando realizan educación física en los centros escolares, porcentaje superior en el caso de las chicas", añadió.

Los datos anteriores contrastan con el 42 por ciento de adultos encuestados que considera la vida cada vez más sedentaria de los más pequeños como la principal causa del aumento de la obesidad y el sobrepeso infantil en nuestro país, seguido de la ingesta excesiva de calorías, valorada por el 29% de encuestados, o del 25% que considera a la obesidad y el sobrepeso infantil un problema multifactorial.

Cuando se trata de alimentación, la mayoría de españoles afirma que para llevar un estilo de vida saludable es necesario incorporar a la dieta diaria 5 raciones de frutas y verduras (40%), y comer de todo pero de forma equilibrada (40%). Además, el 70% de andaluces y castellano-manchegos afirman inculcar hábitos saludables a sus hijos desde la infancia, aunque el estilo de vida actual o determinados alimentos que no gustan a los más jóvenes se lo hacen más difícil, siendo el 40% baleares y vascos quienes menos lo hacen.