22 de mayo de 2019
7 de noviembre de 2010

Los abogados no se oponen a que la Fiscalía instruya las causas penales porque "los jueces no están para investigar"

El decano del Colegio de Oviedo pide que se triplique la plantilla de fiscales en Asturias y que se les quiten competencias

OVIEDO, 7 Nov. (EUROPA PRESS) -

El decano del Ilustre Colegio de Abogados de Oviedo (ICA), Enrique Valdés Joglar, ha explicado que el órgano "no se opone" a que la Fiscalía asuma la instrucción de las causas penales porque "los jueces no están para investigar, sino para juzgar".

En declaraciones a Europa Press, el portavoz de la abogacía local, ha subrayado, sin embargo, que dicha función debe ir precedida por un cambio de mentalidad y unos esfuerzos materiales y personales, que en lo que se refiere a Asturias, obligaría a triplicar la actual plantilla de fiscales.

En este sentido, ha considerado que la medida -incluida en la nueva Ley de Enjuiciamiento Criminal-, podría ser aprobada antes del fin de la legislatura, con lo que el ingreso por oposición sería precipitado. Así, ha defendido la posibilidad de que, con carácter temporal, los abogados penalistas más prestigiosos sean contratados como fiscales.

Valdés Joglar ha recordado que el sistema propuesto por el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, es "el mayoritario en el sistema anglosajón y en el continental europeo" y se ha referido al juez instructor como una figura "napoleónica" y residual.

El responsable del órgano colegial ha indicado que en la actualidad los fiscales no son capaces de desempeñar las competencias que les atribuye la legalidad vigente, por lo que se mostró partidario de quitarles competencias que "no tendrían por qué tener", como el expediente de dominio que autoriza la inscripción de fincas en el registro de la propiedad y en las que "debería decidir el juez".

"NO SON INDEPENDIENTES"

Además, advirtió de que dicha reforma podría suponer que infracciones penales, como podrían ser los delitos urbanísticos que "enfangan a alcaldes", se queden "impunes" porque a la Fiscalía no le interesa acusar. "Los fiscales no son independientes, por su estatuto están sujetos al principio de legalidad, pero también al de oportunidad, de modo que en un momento puede no interesar investigar a una persona o por unos delitos", aseveró.

Con todo, el representante de los abogados de Oviedo ha pronosticado que la judicatura "va a enredar para que no salga adelante" porque "no quieren renunciar a un poder importante", pese a que "el trabajo les sale por las orejas".

POSTURAS ENCONTRADAS

Máximo representante de los jueces asturianos, el presidente del Tribunal Superior de Justicia de Asturias (TSJA), Ignacio Vidau, manifestó esta semana su preocupación con que la instrucción criminal vaya a descansar "prácticamente en exclusiva" en la Fiscalía porque "se corre el grave riesgo de que criterios de oportunidad política primen sobre el de legalidad en la decisión inicial".

Para Vidau, la figura del juez de instrucción "ha servido para salvaguardar eficazmente los derechos y garantías de los ciudadanos durante la fase preparatoria del enjuiciamiento penal, controlando la necesidad y la proporcionalidad de las medidas invasoras de los derechos fundamentales, y ello sin contaminación alguna para el juez o tribunal competente para el enjuiciamiento".

Por su parte, el fiscal superior del Principado, Gerardo Herrero, defiende que la nueva responsabilidad es "un reto", que supondrá "un importantísimo cambio de mentalidad" y solicita que la reforma se acompañe de "garantías" que destierren las sospechas que afectan a la imparcialidad del Ministerio Fiscal. "De lo contrario las dificultades serían considerables y podría ir en detrimento de nuestra función y dar un mal servicio a los ciudadanos", advierte.