19 de octubre de 2019
  • Viernes, 18 de Octubre
  • 29 de julio de 2009

    El Ayuntamiento retiró de los tejados 536 nidos de gaviota, 727 huevos y 624 pollos en la última campaña

    GIJÓN, 29 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El área de medioambiente del Ayuntamiento de Gijón finalizó la campaña de control y retirada de nidos, huevos y pollos de gaviota correspondiente al año 2009. En total se han retirado de los tejados del casco urbano 536 nidos retirados, 727 huevos y 624 pollos, lo que representa un total de 1.351 descendientes retirados frente a los datos del pasado verano, cuando se retiraron 990 descendientes (445 nidos, 667 huevos y 323 pollos).

    Según informó el área de Medioambiente, la retirada se realiza durante la época de nidificación e incubación de los huevos, que tiene lugar durante los meses de mayo y principios de julio.

    El Ayuntamiento de Gijón lleva realizando éste tipo de campañas desde el año 1997 con el objetivo de controlar y reducir la población de gaviotas patiamarillas que anidan en la zona urbana, paliando las molestias que generan a los vecinos y los desperfectos que causa en tejados y azoteas.

    Las gaviotas extienden cada vez sus nidos por distintos barrios de la ciudad. En los años noventa las zonas de nidificación urbana se concentraban en los barrios más próximos al mar Cimadevilla y la zona de La Arena Diez años después también se retiran nidos en barrios más alejados como El Coto, La Calzada o Pumarín.

    En Gijón hay censadas más de 556 parejas de gaviotas --aunque se calcula que son entre 600 y 650 en realidad--, el triple de las que había en 1998.

    Desde el Gobierno del Principado se han puesto en marcha otras campañas en las que se trata de coordinar las actuaciones de diversos ayuntamientos costeros. Muchas de estas acciones se circunscriben al área del vertededro central de Asturias en Serín, principal punto de alimentación de las gaviotas.

    El Consorcio de Gestión de Residuos de Asturias (COGERSA) ha reducido en un 85% el número de gaviotas que cada día acuden al vertedero de Serín. Para conseguirlo, la empresa se ha valido de seis halcones, apoyados por disparos de escopetas y explosiones de gas, que las han ahuyentado.