28 de febrero de 2021
15 de enero de 2021

El Colegio de Enfermería de Asturias alerta de que en los próximos tres años faltarán 230 profesionales en la región

El Colegio de Enfermería de Asturias alerta de que en los próximos tres años faltarán 230 profesionales en la región
Hospital Universitario Central de Asturias (HUCA) planta de rehabilitación. - EUROPA PRESS - ARCHIVO

OVIEDO, 15 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Colegio de Enfermería del Principado Asturias ha alertado este viernes de que no hay enfermeras que atiendan las nuevas necesidades o cubran las bajas definitivas o temporales en las plantillas de los centros sanitarios y socio sanitarios de la región. Asturias tiene en torno a 6.800 enfermeras/os colegiados en activo, según un estudio del Observatorio de la Enfermería y los Cuidados del Colegio del Principado, y anuncian de que en los próximos tres años faltarán 230 profesionales en el Principado.

De ellos, 820 (12% del total) tienen entre 60 y 64 años, lo que significa que, previsiblemente, se jubilarán en los próximos cuatro años; si se añaden las jubilaciones antes de la edad legal, por períodos largos de cotización que así lo permiten, más las bajas por otras causas, como el traslado a otra comunidad autónoma (actualmente en el entorno de 40 al año), cifran en al menos 900 las bajas en las plantillas de enfermeras que se van a producir entre 2021 y 2024. Actualmente, hay 670 alumnos matriculados en las dos facultades de la Universidad de Oviedo (Medicina y Ciencias de la Salud de Oviedo y Enfermería de Gijón).

En el mejor de los casos serán 670 las enfermeras/os que saldrán de la Universidad de Oviedo en este mismo período. Hay por tanto un saldo negativo de 230 efectivos, casi 60 vacantes al año que no se podrán cubrir con las altas del sistema educativo.

PROPUESTA DE SOLUCIÓN

Desde el Colegio de Enfermería de Asturias proponen como solución a esta falta de profesionales adoptar varias medidas como, a corto plazo, convertir en interinos a los profesionales que estén ocupando con contratos temporales plazas "estructurales", es decir, puestos de trabajo que cubren necesidades asistenciales permanentes.

Y, en segundo lugar, acabar con los "contratos basura", ofertando contratos de larga duración para cubrir, dentro de los equipos de enfermería, las bajas temporales que se vayan produciendo. "Estas medidas, no solo permitirían atraer a enfermeras/os de otras comunidades autónomas, sobre todo las limítrofes, sino que podrían incentivaran el retorno de parte de los más de 200 profesionales que salieron de Asturias a trabajar fuera de España entre 2015 y 2020" (216, constan en los registros colegiales).

A medio y largo plazo apuestan por mejorar la producción de profesionales de enfermería. Asturias es una de las comunidades autónomas con menor tasa de estudiantes del gremio en relación con su población, solo superada en sentido negativo por Cantabria (0,55) y Baleares (0,56). Frente a una media nacional de 1,01 por 1.000 habitantes, el Principado solo llega a 0,62.

Las notas de corte de EBAU de las facultades de Oviedo y Gijón son la tercera y la cuarta más altas de los 29 grados impartidos por la Universidad de Oviedo (primera adjudicación, curso 2020-2021), "lo cual evidencia que existe potencial para crear y cubrir un número amplio de plazas en el Grado de Enfermería", señalanm desde el Colefio.

Según el Presidente del Colegio, Esteban Gómez, de no actuarse en estas dos vías, las plantillas de enfermería de los servicios sanitarios y socio sanitarios evolucionarán en una senda de descualificación creciente.

"Sin enfermeras no hay puestos de UCI, no hay respiradores, no hay prevención mediante la atención domiciliaria y en los centros educativos, no hay test masivos en dispositivos 'ad hoc' que permiten que no colapsen los centros asistenciales; no hay rastreos, diagnósticos rápidos o cortafuegos ante la extensión de los contagios", apunta.

Por su parte, el Director técnico del estudio, el sociólogo Juan F. Hernández Yánez ha matizado que "sin enfermeras no funciona la atención primaria, presencial o telefónica, no se amplía la vacunación contra la gripe y otras enfermedades transmisibles ni se administran las vacunas contra la covid-19; no es posible un triaje experto en la atención urgente ni una atención sanitaria cualificada en las residencias que sirva como barrera frente a esa dramática realidad de los contagios masivos de las personas más frágiles. Sin enfermeras no puede ser realidad la coordinación entre los dispositivos socio- sanitarios y los centros y recursos sanitarios".