18 de octubre de 2019
  • Jueves, 17 de Octubre
  • 4 de septiembre de 2009

    Desmond Tutu y Madeleine Albright piden el Príncipe de la Concordia para el reportero iraní Maziar Bahari

    OVIEDO, 4 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El arzobispo emérito de Ciudad del Cabo y Premio Nobel de la Paz, Desmond Tutu, y la ex secretaria de Estado de Estados Unidos, Madeleine Albright, han expresado su apoyo a la candidatura del reportero iraní Maziar Bahari para el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, según informaron hoy desde la Fundación Príncipe de Asturias en un comunicado.

    Bahari fue detenido el 21 de junio pasado mientras cubría para la revista estadounidense Newsweek las protestas que siguieron a la celebración de las elecciones presidenciales en Irán.

    Desmond Tutu destaca en una carta remitida a la Fundación Príncipe de Asturias los trabajos realizados por Bahari y dice sobre sus documentales que "han iluminado esquinas de su sociedad que habían sido ensombrecidas por las políticas gubernamentales e ignoradas por el resto del mundo".

    Además, señala que su labor cultural en África, donde organizó giras de percusionistas hutus y tutsis en Ruanda y la República Democrática del Congo, "subraya el alcance internacional de su humanismo". "Extendió un mensaje de paz y reconciliación en lugares donde se necesitaba con urgencia y cabe destacar que este trabajó fue desarrollado ante todo en beneficio de los africanos, no de los occidentales", comenta.

    Con una destacada y reconocida carrera como documentalista, Maziar Bahari (Teherán, 1967) fue detenido el 21 de junio pasado y desde entonces ha permanecido en situación de aislamiento, sin acceso a un abogado. Fue detenido, en el domicilio de su madre, dos días después de ser uno de los pocos periodistas invitados a la primera oración tras los comicios presidida por el líder supremo Ali Jamenei.

    Maziar Bahari comenzó a hacer películas con 16 años y, en 1983, se unió a un grupo de directores amateur, con el que rodó Dawn, un documental de media hora sobre los marginados de la capital iraní. En 1987 se instaló en Pakistán, donde trabajó como voluntario y traductor con Médicos Sin Fronteras, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y la Cruz Roja. Un año después se trasladó a Canadá para estudiar Cinematografía en la Universidad de Concordia y Ciencias Políticas de McGill, financiando su carrera con trabajos de ayudante de dirección y realizando anuncios.

    De su labor profesional también se desprende su compromiso social, como en los documentales The voyage of the St. Louis (1996), donde narra la aventura de más de 900 refugiados judíos alemanes en 1939; Art of demolition (1998), en el que un grupo de artistas iraníes transforman una casa destinada a demolición en una galería de arte temporal; Paint! No Matter What (1999), donde narra la historia de un artista que trabaja en un mercado de fruta de Teherán: Of Shame and Coffins, sobre el drama del sida en la provincia sudafricana de Kwazulu-Natal.

    Entre sus obras también está A Refugee Experience (2000), sobre la situación de los refugiados iraquíes y afganos en Irán; Football, Iranian Style (2001), acerca del papel del fútbol en la sociedad iraní; And Along Came a Spider (2002), película sobre un asesino en serie religioso en Irán; Children of Abu Ghraib (2004), sobre los niños encarcelados en Irak por las fuerzas de la coalición internacional durante la guerra; y Targets (2005), donde describe la situación de los periodistas que trabajan en Irán.

    La mayoría de sus documentales fueron realizados para las cadenas británicas BBC, Channel 4 y la canadiense CBC, además de ser emitidos por otras televisiones de más de 50 países. Autor de numerosos artículos para la revista Newsweek, también ha escrito varios libros, como Transit Tehran: Young Iran and Its Inspirations (2008).

    A través de diversas plataformas de apoyo surgidas en Internet, importantes personalidades del mundo de la cultura piden su liberación. Entre los firmantes se encuentran los Premios Príncipe de Asturias de las Letras Mario Vargas Llosa, Paul Auster y Margaret Atwood, el de Comunicación y Humanidades Humberto Eco, los escritores Martin Amis, Nadine Gordimer, David Grossman, Ian McEwan, Cees Nooteboom, Antonio Muñoz Molina, Orhan Pamuk, Elena Poniatowska, Philip Roth, Wole Soyinka, la Asociación de Documentalistas de Canadá, el director alemán Win Wenders y más de 60 cineastas e instituciones cinematográficas de 22 países.

    A lo largo de estos años, han recibido el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia distintas instituciones y personalidades como Stephen Hawking, S.M. el Rey Hussein I de Jordania, Nicolás Castellanos, Vicente Ferrer, Joaquín Sanz Gadea y Muhammad Yunus, la Red Mundial de Reservas de la Biosfera, el Yad Vashem, Museo de la Memoria del Holocausto de Jerusalén o Ingrid Betancourt, entre otros.

    Los Premios Príncipe de Asturias están destinados, según los Estatutos de la Fundación, a galardonar "la labor científica, técnica, cultural, social y humana realizada por personas, equipos de trabajo o instituciones en el ámbito internacional".

    Dentro de este espíritu, el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia "será concedido a la persona, institución, grupo de personas o de instituciones cuya labor haya contribuido de forma ejemplar y relevante al entendimiento y a la convivencia en paz entre los hombres, a la lucha contra la injusticia, la pobreza, la enfermedad, la ignorancia o a la defensa de la libertad, o que haya abierto nuevos horizontes al conocimiento o se haya destacado, también de manera extraordinaria, en la conservación y protección del patrimonio de la Humanidad".

    Desde su creación en 1981, los Premios Príncipe de Asturias han alcanzado un gran prestigio internacional. El solemne acto de entrega de todos ellos se celebra tradicionalmente en otoño en el Teatro Campoamor de Oviedo, capital del Principado de Asturias, bajo la presidencia del Príncipe de Asturias y con la asistencia de las más destacadas personalidades de la vida social y cultural nacionales e internacionales.