25 de enero de 2020
  • Viernes, 24 de Enero
  • 17 de octubre de 2019

    La exesquiadora Lindsey Vonn recibe este viernes el Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2019

    La exesquiadora Lindsey Vonn recibe este viernes el Premio Princesa de Asturias de los Deportes 2019
    Lindsey Vonn, en Oviedo - EUROPA PRESS

    MADRID/OVIEDO, 17 Oct. (EUROPA PRESS) -

    La exesquiadora estadounidense Lindsey Vonn recibirá este viernes en Oviedo el Premio Princesa de Asturias de los Deportes de 2019, un galardón que premia la carrera deportiva plagada de éxitos de la mujer con más victorias en la Copa del Mundo de Esquí Alpino y cuyo afán de superación le permitió superar varias graves lesiones de rodilla. Recibirá el premio el día de su 35 cumpleaños.

    La de Minnesota, de 34 años y retirada este año de la competición profesional tras 19 temporadas en activo, es la esquiadora con más victorias (82) en la Copa del Mundo de Esquí Alpino, cuatro menos que el récord que posee el sueco Ingemar Stenmark.

    Además, fue medallista olímpica en Vancouver 2010 (oro en descenso y bronce en supergigante) y Pyeongchang 2018 (bronce en descenso), fue campeona del mundo en descenso y supergigante (2009), tres veces subcampeona (2007 y 2011 en descenso y 2007 en supergigante) y otras tantas veces bronce mundial (2015 en supergigante y en 2017 y 2019 en descenso).

    Vonn conquistó igualmente un total de 20 Globos de Cristal de la Copa del Mundo tras ganar en cuatro ocasiones la clasificación general (2008, 2009, 2010 y 2012), ocho de descenso (de 2008 a 2013, 2015 y 2016), cinco de supergigante (de 2009 a 2012, y 2015) y tres de la combinada (2010-2012).

    El jurado destacó el pasado 15 de mayo a la hora de concederle el premio, el primero para de la historia del galardón para un deporte de invierno, además de su trayectoria deportiva, su "capacidad de superación ante la adversidad" por salir adelante y regresar a la competición tras varias lesiones graves y su "compromiso" con las nuevas generaciones, al apoyar a las mujeres jóvenes en la transmisión de valores deportivos y educativos.

    Vonn se topó con el infortunio en forma de lesión varias ocasiones, sobre todo en 2013, cuando en una dura caída en el Super-G durante los Mundiales de Are (Suecia) de 2013 se rompió los ligamentos y la tibia. Apuró para llegar a Sochi 2014, pero se volvió a lesionar al sufrir un desgarro parcial del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha a tres meses de la cita en Rusia.

    PERFIL

    Nadie en el mundo del esquí femenino puede presumir de un palmarés tan excelso como el de la deportista de Minnesota. Sólo un hombre, el sueco Ingemar Stenmark, logró más victorias en la Copa del Mundo, 86 por 82 de la americana, a la que los percances físicos apartaron probablemente de haber superado al escandinavo con más autoridad.

    Todas las partes de su cuerpo se vieron azotadas en diversas caídas, sobre todo su rodilla derecha y finalmente tuvo que dejarlo. Pero el carrusel de lesiones nunca frenó a Vonn, Lindsey Kildow en sus inicios, cuando se convirtió en la gran esperanza del esquí alpino de su país en su debut olímpico en Salt Lake City 2002, con apenas 17 años. Antes, ya había escrito en uno de esos populares anuarios de los institutos estadounidenses que quería "ganar más pruebas que cualquier otra mujer", muestra de su clara ambición.

    Kildow finalizó sexta en la combinada y pronto se convirtió en una de las grandes especialistas de las pruebas alpinas que requieren mayor velocidad como son el descenso y el supergigante, las que los mejores éxitos le han dado, aunque la gloria olímpica, esa que suele marcar más a cualquier deportista, no le llegó hasta 2010, ya consagrada como Lindsey Vonn tras su matrimonio con Thomas Vonn y como una de las mejores del mundo en su deporte.

    Y es que en Turín 2006, cuando estaba señalada como una de las favoritas, una dura caída en los entrenamientos cercenó sus opciones. Aún así, pese los golpes y magulladuras, fue capaz de competir en tres pruebas y de conseguir el diploma en descenso y supergigante. En 2008 inició una era dominadora con tres Globos de Cristal de la general de la Copa del Mundo consecutivos y uno más en 2012. Sólo la alemana Maria Riesch, por tres escasos puntos, pudo frenarla en 2011.

    Un año antes en Vancouver (Canadá) había estrenado un palmarés olímpico con un oro en descenso y un bronce en supergigante, y se preparaba para unos exitosos Juegos en Sochi (Rusia) cuando de nuevo el infortunio se cruzó en su carrera. Fue en los Mundiales de Are (Suecia) de 2013 cuando se rompió los ligamentos y la tibia en una tremenda caída durante el Super-G.

    Era febrero y había tiempo para llegar a la cita olímpica, más para una mujer que ya había demostrado su incansable fe y su afán de superación, el mismo que le había llevado a retar a los hombres, algo que nunca pudo conseguir. Sin embargo, se volvió a lesionar a meses de estar en Sochi y tuvo que esperar otros cuatro años más para volver a unos Juegos.

    Su capacidad competitiva y su fortaleza para recuperarse pese al paso de los años le siguió dando réditos tanto en medallas mundialistas como en éxitos en la Copa del Mundo. En 2018 logró sus últimas victorias en esta competición, poco antes de sumar el bronce olímpico en PyeongChang en su adorado descenso.

    En octubre de 2018, días antes de cumplir los 34 años, anunció que diría adiós tras los Mundiales de 2019, donde el podio tampoco le quiso hacer un feo a la mejor de todos los tiempos. Un bronce, como no, en descenso, coronó una enorme carrera que podría haber sido aún mejor si el infortunio no se hubiese cruzado de forma tan continua.