15 de agosto de 2020
7 de julio de 2020

El gerente de una residencia privada critica el trato de favor del ERA a centros público llegando a confiscarle material

El gerente de una residencia privada critica el trato de favor del ERA a centros público llegando a confiscarle material
José Emilio Fernández Núñez, gerente del Residencial Viella. - CAPTURA WEB JGPA

OVIEDO, 7 Jul. (EUROPA PRESS) -

El gerente del centro Residencial Viella, José Emilio Fernández Núñez ha denunciado este martes en la Junta General el trato recibido por los centros de mayores privados por parte de la Administración durante la gestión del coronavirus y ha indicado que "hubo un trato de favor a las residencias públicas".

"Mis usuarios son tan españoles y asturianos como los del ERA y no recibieron el mismo trato", ha denunciado Fernández Núñez en su intervención ante la Comisión de Estudio de la gestión de la crisis sanitaria COVID-19. En dicho centro residencial se registraron doce fallecimiento.

El compareciente ha explicado que es gerente de dos residencias, una de ellas con plazas concertadas, para la que el ERA le facilitó material --insuficiente de haberse registrado positivos-- aún sin contar con ningún infectado; mientras que en la otra residencia, en la íntegramente privada, "no sólo no le facilitaron material de seguridad, sino que le confiscaron el que había adquirido".

"Me confiscaron el material que yo había comprado para dárselo a centros del ERA. Compramos material y el mismo fue intervenido en su totalidad por el SESPA en el centro de distribución, tengo pruebas de ello porque me enviaron una foto de mi material con la cinta del SESPA. Quiero dejar claro que estos usuarios no son paquetes, son personas y debería tratarse a todos por igual", ha insistido.

Ha manifestado que quizás el SESPA hizo bien en confiscar el material de seguridad, pero lo que no hizo bien fue su redistribución, ya que "dejó vendidos" a los centros privados, mientras que los públicos y concertados se vieron favorecidos.

Ha explicado que desde que se detectó el primer positivo en un residente de su centro tardaron 13 días en recibir material de seguridad y estuvieron trabajando cuatro personas con un sólo EPI durante una semana "lavándolo y desinfectándolo".

Además ha explicado que en su residencia privada tuvo once trabajadores con PCR positiva, sin que "el ERA le reforzase plantilla tal y como ocurría en los centros públicos" por lo que era "una labor prácticamente imposible lograr personal".

"Mi peluquera estuvo trabajando como auxiliar porque era imposible contratar profesionales", ha explicado Fernández Núñez que también ha criticado que desde el ERA se llevaron sin su consentimiento y su opinión absolutamente desfavorable a cuatro usuarios positivos, dos de ellos a la Clínica Asturias, mientras que a otros dos "los tuvieron dando vueltas en ambulancias y hasta cuatro horas después no los ubicaron".

Ha criticado además que no se permitiese a los familiares sacar a los usuarios de las residencias y ha indicado que en su centro no se ha encerrado a ningún residente en su habitación porque "considera que es algo inhumano encerrarles como perros". "Mi coordinadora no estuvo a la altura en ningún momento. Nosotros no sabíamos en tres o cuatro días como estaban los usuarios que sacaron de nuestro centro", ha dicho.

Para leer más