23 de agosto de 2019
  • Jueves, 22 de Agosto
  • 27 de julio de 2008

    Gijón.- El público llena los alrededores de la playa de San Lorenzo para ver el Festival aéreo

    GIJÓN, 27 Jul. (EUROPA PRESS) -

    El cielo de la Playa de San Lorenzo fue escenario hoy, y por tercer año consecutivo, el Tercer Festival Aéreo Ciudad de Gijón.El campeón del mundo de acrobacias en el aire, y comandante de Iberia, Ramón Alonso fue el encargado de comenzar el espectáculo con vertiginosos giros.El público llenó tanto los arenales, como el muro de San Lorenzo, el cerro de Santa Catalina y el Parque de la Provindencia.

    Alonso fue campeón de España en los años 1979 y 1980 en la modalidad de Vuelo Libre. En 1984 logró la Medalla de Bronce en los Campeonatos de España de Paracaidismo, título que repitió en 1985 y 1986. Entre sus títulos también se encuentra la Medalla de Oro y Campeón de España Absoluto de Vuelo Acrobático desde 1987 a 2001 o el Subcampeonato de Europa Absoluto de Vuelo Acrobático y Absoluto del Libre Integral.

    Después de Alonso fue el turno del UD-13 Canadair, que con base en Torrejón de Ardoz y las secundarias de despliegue por toda la geografía española cubren una importante misión de lucha contra los incendios forestales.

    El UD-13 Canadair llevó a cabo varias pasadas por la bahía de San Lorenzo realizando diversas maniobras de recogida y descarga de agua.

    A continuación fue el turno de la Patrulla ASPA, la Patrulla Nacional de Helicópteros del Ejército del Aire, compuesta por cinco helicópteros HE-25 "Colibrí".

    Sus pilotos, que son oficiales del Ejército del Aire, compaginan sus cometidos como miembros de esta patrulla con sus labores de instructores de vuelo en la Escuela de Helicópteros del Ejército del Aire del Ala 78.

    Estos pilotos, herederos de la experiencia acumulada durante muchos años de enseñanza de vuelo, pretenden con sus exhibiciones representar el alto grado de profesionalidad y precisión de los pilotos de helicópteros del Ejército del Aire y de las Fuerzas Armadas en su conjunto.

    Entre las maniobras que ejecutaron en el cielo gijonés destacaron la denominada 'Don Quijote', cuyo nombre hace referencia a los Molinos de Viento de la obra de Cervantes, una maniobra compleja que requiere máxima coordinación, la maniobra tornado y la "rotura España", con la cual finalizaron su puesta en escena.

    Desde uno de los pilotos a bordo se dirigió al público congregado en Gijón y se despidió hasta el año que viene.

    Después de la patrulla ASPA debería haber sido el turno del Mirage 2000 de la Fuerza Aérea Francesa, aunque en el último momento fue sustituido por el equipo ALAS liderado por Álvaro Bultó que planearon por el cielo gijonés equipados con un mono de alas, de ahí su nombre, y portando diversas banderas, entre ellas la del Real Sporting Gijón.

    Tras su aterrizaje perfecto frente a la grada de autoridades instalada en la escalera 12 hizo su aparición en el cielo gijonés el HD-19 y D3 Rescate SAR que ejecutaron un simulacro que comenzó con las labores básicas de reconocimiento y el lanzamiento de los kit de salvamento.

    A continuación fue el turno del C16 Eurofighter que con sus picados y su rugido de motor no dejó indiferente a los espectadores.

    Después, la encargada de impresionar al público congregado en San Lorenzo fue la Patrulla Águila que, conformada por siete naves, realizaron diversas maniobras en conjunto y por separado para finalizar con la espectacular bandera de España a base de humo.

    Precisamente a bordo de uno de los aviones el Comandante Castro se dirigió al público y se despidió tras la actuación con "nos vemos el año que viene".

    El espectáculo lo cerró el PAPEA, la Patrulla Nacional de Paracaidismo, cuyos componente tomaron tierra frente al palco de autoridades, desde donde disfrutaron del festival el Jefe Mayor del Ejército del Aire, el Delegado de Defensa en Asturias, la Alcaldesa de Gijón o el Alcalde de Onís, entre otras personalidades.