21 de abril de 2019
  • Sábado, 20 de Abril
  • 30 de abril de 2014

    Un hombre se enfrenta este miércoles a 8 meses de cárcel por provocar un incendio en Cangas de Onís

    OVIEDO, 30 Abr. (EUROPA PRESS) -

    La Fiscalía de Medio Ambiente del Principado de Asturias solicita la condena de un acusado de provocar un incendio forestal por una imprudencia grave en el concejo de Cangas de Onís, en febrero de 2011. La vista oral se celebrará este miércoles, a las 11.30 horas, en el Juzgado de lo Penal número 3 de Oviedo, según ha informado la fiscalía.

    El Ministerio Fiscal solicita para el acusado una pena de ocho meses de prisión y ocho meses de multa, a razón de 15 euros al día (3.600 euros en total), junto con el pago de las costas procesales, por un delito de incendio forestal cometido por imprudencia grave del artículo 358 en relación con el 352, ambos del Código Penal, y en relación con el 5.1 de la Ley del Principado de Asturias 3/2004, de 23 de noviembre, de Montes y Ordenación Forestal.

    La Fiscalía pide igualmente que el acusado indemnice con 670,47 euros a Bomberos de Asturias por los gastos de extinción, y con 3.473,33 euros a la Consejería de Fomento, Ordenación del Territorio y Medio Ambiente por los perjuicios medioambientales.

    Los hechos se produjeron el 9 de febrero de 2011, en las inmediaciones de la localidad de Igena, en Cangas de Onís. La Fiscalía sostiene que el acusado prendió fuego en varias zonas de matorral de tojo y brezo para eliminarlo y favorecer el nacimiento de pasto para su ganado.

    Lo hizo sin tener el pertinente permiso y a pesar de que llevaba 9 días sin llover en la zona y había viento sur con rachas de 35 a 45 kilómetros por hora. Tampoco adoptó las normas más elementales de precaución para evitar que el fuego se propagase (cortafuegos, medios de extinción, permanecer en el lugar hasta la extinción total). Todo ello, unido a la poca humedad del combustible vegetal de la zona, llevó a que el fuego se extendiera por el monte, afectando a 0,85 hectáreas.

    Para la extinción de las llamas fue necesaria la intervención de dos guardas del Medio Natural y de Bomberos de Asturias del parque de Cangas de Onís.