12 de noviembre de 2019
10 de septiembre de 2019

Langreo apoya a la plantilla de Vesuvius y respalda cualquier movilización para evitar el cierre

Señala que la empresa declaró "beneficios récord" y la verdadera causa está en tratar de "deslocalizar la producción"

OVIEDO, 10 Sep. (EUROPA PRESS) -

El Ayuntamiento de Langreo ha manifestado este martes, a través de un comunicado, su apoyo y solidaridad a la plantilla de la multinacional británica Vesuvius con planta en el municipio, y respalda cualquier movibilización para evitar el cierre anunciado por la empresa.

"Ante la preocupante noticia de que la dirección de Vesuvius Ibérica Refractarios ha decidido poner fin a la actividad productiva de sus factorías en Riaño y Miranda de Ebro y ante la inminente presentación de un expediente de regulación de empleo (ERE) que puede significar el despido de más de 100 trabajadores, además de significar una amenaza directa a sus ingresos y al sustento de sus familias, el equipo de gobierno y los portavoces de todos los grupos políticos con representación en el Ayuntamiento de Langreo desean expresar su apoyo y solidaridad a la plantilla, respaldar cualquier movilización decidida en sus asambleas", señalan desde el Consistorio.

Igualmente, trasladan a la ciudadanía que "el cierre de la fábrica de Riaño no obedece a causas económicas graves". "La empresa declaró unos beneficios récord, según su propia expresión, en el último ejercicio cerrado", remarcan desde el Ayuntamiento.

Del mismo modo, inciden en que la compañía "tampoco aludió a la existencia de ningún problema financiero o de producción en las recientes negociaciones con sus trabajadores para acordar un nuevo convenio colectivo".

"La empresa aborda su segundo intento de deslocalización en una década. Ya en 2009, Vesuvius puso en marcha un intento de paralizar la producción durante dos años y recurrió a un expediente de regulación de empleo que golpeó a la plantilla. Entonces como ahora, las instalaciones de Riaño estaban a la cabeza de todos los centros de trabajo de la empresa en indicadores como productividad, calidad y bajo absentismo", relatan desde el Ayuntamiento.

Así, consideran que "la verdadera causa subyacente en la clausura de esta fábrica no se encuentra, pues, en su rendimiento, sino en el deseo de la dirección de la multinacional de deslocalizar la producción y trasladarla a países con costes laborales más bajos y menores derechos sociales".

"Se trata de una medida dictada por la lógica codiciosa de maximizar unos beneficios ya considerables a costa de los empleos y las vidas de más de 100 trabajadores langreanos y sus familias, a pesar de su compromiso en la elaboración de productos muy competitivos", apuntillan desde el Ayuntamiento, añadiendo que "el pretexto de los altibajos en el mercado del acero se demostró falaz en 2009".

Con todo, desde el Consistorio consideran que, si bien "es cierto que ha cumplido los compromisos adquiridos al instalarse en Riaño hace 30 años con ayudas procedentes de los fondos para la reindustrialización de las comarcas mineras, también lo es que, agotada esa línea de ayudas, no quiere adquirir ningún compromiso ni con sus trabajadores ni con estos territorios".

"Todo el esfuerzo de la plantilla por ofrecer lo mejor de sus capacidades y lograr la fabricación de piezas refractarias de gran calidad topan una y otra vez con la voluntad de la dirección de pasar por alto su integración en Langreo y preferir una salida rápida hacia lugares donde los costes salariales y los derechos sociales sean menores", lamentan.

Así, concluyen que el equipo de gobierno local y los grupos políticos de Langreo exigen a Vesuvius Ibérica Refractarios "que reconsidere su decisión" y confirman que "en coordinación con los gobiernos de Asturias y España", recurrirán a todas las vías administrativas y legales "para evitar el desmantelamiento de la factoría y el despido de sus operarios".

Para leer más