11 de noviembre de 2019
8 de marzo de 2019

Una 'marea humana' planta cara en Gijón al "machismo" y al "patriarcado"

Una 'marea humana' planta cara en Gijón al "machismo" y al "patriarcado"
EUROPA PRESS

GIJÓN, 8 Mar. (EUROPA PRESS) -

Gijón se ha convertido este viernes en el epicentro en Asturias de la reivindicación de los derechos de la mujer con una multitudinaria manifestación en la que se ha dejado claro que "no" permitirán retrocesos en los derechos de la mujer ya conquistados y que seguirán luchando hasta conseguir la igualdad efectiva frente a aquellos partidos que pretenden devolverlas a épocas pasadas de "machismo" y "patriarcado".

La manifestación ha partido de la plaza de toros de El Bibio de Gijón, con destino a la plaza del Humedal, donde está previsto que se lea un manifiesto en el que se reivindicará la huelga feminista programada para este día para demostrar que si las mujeres paran, se para el mundo.

Un manifiesto con el que pretenden remarcar que son muchas y van "a por todas" frente a las desigualdades, las violencias machistas, la precariedad, el racismo e, incluso, la no corresponsabilidad ni de los hombres ni del Estado en los trabajos de cuidados.

Los manifestantes, mayoría mujeres, han discurrido por las calles de Gijón con pancartas en las que se ponía de manifiesto su determinación a conseguir la igualdad efectiva y su repudia a cualquier tipo de violencia. Al tiempo, han vociferado consignas con las que defendían, entre otras cosas, el derecho de las mujeres a decidir sobre sus cuerpos y su vida, conscientes de que si bien su lucha no empieza ni acaba en el 8 de marzo, esta movilización da visibilidad a sus reivindicaciones y deja ver la fuerza colectiva que tienen.

"Asturias será la tumba del machismo", "mi abuela empezó y ahora la lucho yo" o "tranquila, hermana, somos tú manada" son algunos de los vítores escuchados en los que también se ha lanzado mensajes para el dirigente de Vox, Santiago Abascal. "Abascal, criminal, aquí estamos" o "que somos cinco o seis, luego diréis" han sido algunos de ellos.

Asimismo, durante la marcha se ha reclamado una sociedad libre de violencias machistas y se ha apostado por cambios culturales que ayuden a lograr este objetivo. Entre sus consignas, se ha pedido, además, una Justicia en la que se deje de aplicar una lógica "patriarcal", una sociedad en la que se respete y valore la diversidad sexual e identidad de género y se reconozca la dignidad del trabajo doméstico y de cuidados que realizan las mujeres, eso sí, sin dejar de exigir que se asuma su corresponsabilidad en esta tarea por parte de todos los hombres.

Se ha arremetido, además, contra la división sexual del trabajo que condena a la mujer a la precariedad, la discriminación laboral y los trabajos "peor pagados, no remunerados, invisibles e ilegales".
Por parte de Sara Combarros, del movimiento 8M Asturias, se ha destacado que esta va a ser otra jornada histórica, como ya se pudo comprobar en las exitosas concentraciones de en las plazas de los ayuntamientos.

Ha reconocido, eso sí, que los objetivos que persiguen se enmarcan en un horizonte muy amplio de transformación, desde conseguir una educación feminista, el fin de la brecha salarial, de la precariedad laboral, la derogación de la ley de Extranjería y lograr la visualización del trabajo de cuidado, que sigue siendo invisible.

Asimismo, ha considerado el auge de la extrema derecha como una reacción al éxito de la lucha de las mujeres y la pérdida de privilegios de los hombres. "Ni un paso atrás, mujeres adelante", ha conminado antes de afirmar que "este es el siglo de las mujeres".
Alejandra Matallanas, por su lado, ha resaltado de la manifestación de este día que tiene un recorrido más ambicioso para que la gente pueda disfrutar más de la manifestación.