6 de marzo de 2021
3 de junio de 2009

Morén aboga por deslindar el agua de los enfrentamientos políticos y territoriales y por crear un pacto social

GIJÓN, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

La directora general del Agua del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, Marta Morén, apostó hoy en Gijón por deslindar el agua de enfrentamientos políticos y territoriales y apostó por promover un pacto social del agua, que englobe los intereses generales. Este pacto, según ella, se hará realidad a través de los Planes Hidrológicos de las Cuencas, que deberán estar listos este año tal como obliga la directiva.

Morén, durante la inauguración de las XIX Jornadas de la Asociación Española de Abastecimientos de Agua y Saneamientos (AEAS) en el recinto ferial 'Luis Adaro', animó a ser conscientes de la importancia de este pacto político, territorial y social, que, a su juicio, debe ser "un espacio de diálogo, de encuentro de intereses y de consenso". Para ella, debe marcar el futuro de la gestión del agua en España e invitó a implicar en ella a los ciudadanos. Asimismo, aludió a otros proyectos en marcha del Ministerio, como el Plan Nacional de la Calidad de las Aguas, que se encuentra actualmente en su segunda fase, hasta 2015. El Plan cuenta con más de 19.000 millones de euros de presupuesto, parte del cual ya está ejecutado.

Morén recordó el convenio firmado entre el Ministerio y las comunidades autónomas, como el caso del Principado, por el que se destinan 500 millones de euros para la mejora de la calidad de las aguas, el abastecimiento y el saneamiento, de los 140 los aporta el Gobierno central. Como ejemplo puso la depuradora del Este, que previsiblemente se licitará este año.

También resaltó la Estrategia de restauración de ríos, que se complementa con otras actuaciones como un programa de voluntariado para sensibilizar a los ciudadanos de la importancia del uso eficiente del agua o un plan de choque frente a los vertidos de residuos. Este proyecto supone 1.500 millones de euros de inversión y una generación de empleo de más de 5.000 trabajadores, sobre todo en entornos rurales.

Además, defendió el agua como un servicio a la sociedad pero con un uso sostenible. Para ello se están desarrollando medidas como la modernización de los regadíos, la depuración de las aguas para su reutilización o el fomento de la desalación.

Morén apuntó que, según un estudio, en España se reutilizan más de 350 hectómetros cúbicos de agua al año. De esta cifra, más del 70 por ciento se emplea en la agricultura, un 17 por ciento para usos ambientales, un siete por ciento en uso recreativo y el resto para uso urbano e industrial. El Ministerio ha creado grupos técnicos a este respecto y se ha reunido con diferentes comunidades autónomas para conocer sus planes de reutilización.

En este sentido, dijo confiar en que la estrategia de reutilización de aguas sea "realidad" en el primer trimestre de 2010. Para ello, destacó la importancia de las empresas del sector en España, que gozan, a su juicio, de prestigio internacional y que están apostando por el uso de las nuevas tecnologías en la gestión eficiente y sostenible del agua.

Además, señaló que antes de 2012 estará terminado el Sistema Nacional de Cartografía de Zonas Inundables, iniciado en 2008 con la cuenca del Cantábrico, y que servirá de consulta para permitir el desarrollo de entornos urbanos. También resaltó la importancia de un Observatorio Nacional del Ciclo Sostenible del Agua, que oriente en la gestión y fomente las buenas prácticas.

DEPURACIÓN Y REUTILIZACIÓN DEL AGUA.

En el acto inaugural también intervinieron la viceconsejero de Medio Ambiente, Belén Fernández, la alcaldesa de Gijón, Paz Fernández Felgueroso, y el presidente de AEAS, Roque Gistau. Fernández, por su lado, aseguró que en Asturias todavía la población no es consciente la importancia de tomar medidas sobre el agua ya que, según ella, hoy por hoy el sistema de abastecimiento no se puede decir que está garantizado.

Por este motivo, apostó por una serie de medidas como el evitar las pérdidas de agua o cuidar el aprovechamiento de la misma, así como acometer obras para cumplir con la normativa que obliga a un buen estado de las aguas con el horizonte de 2015. A este respecto, Fernández confió en que el Principado cumpla la directiva en 2013 y recordó que se han ejecutado 128 actuaciones en 56 municipios a través de un convenio con el Ministerio.

Asimismo, indicó que dentro del Plan Nacional de la Calidad de las Aguas hay 70 obras encauzadas por importe de 180 millones de euros y con una generación de empleo en su ejecución de unos 1.100 trabajadores.

Concretamente citó que prevén licitar en la primera quincena de julio las obras de la segunda fase del colector interceptor de Aboño-Pinzales, en Gijón, cuyo presupuesto es de 17 millones de euros, además de nombrar como el proyecto de la depuradora del Este. También aludió a otras obras de saneamiento en el concejo, en las parroquias de Cenero, Porceyo, la Pedrera, Lavandera, Caldones, Fano y Baldomero, que están en fase de licitación del proyecto.

La viceconsejera también defendió la aplicación de las nuevas tecnologías, especialmente de cara a la depuración de las aguas y su reutilización. En este sentido, dijo que en Asturias se sacan 75.000 toneladas de lodos de las obras que están en marcha, que podrían reutilizarse para producción de energía o compost.

APUESTA POR LAS INVERSIONES.

Por su parte, la alcaldesa destacó que el ratio de pérdida de agua en los conductos de abastecimiento de Gijón es inferior al diez por ciento, por debajo de la media. También resaltó el compromiso "fuerte" para mantener las instalaciones en buen estado, cuya sustitución media es cada 13 años.

A este respecto, lamentó que no se aprecie este esfuerzo tanto como en otras infraestructuras y puso de ejemplo que en 2008 Gijón invirtió 10,5 millones en abastecimiento y saneamiento, con obras en las que se encuentra el pozo de tormentas. "Es una inversión sostenida en el tiempo", recalcó.

En cuanto al presidente de AEAS, definió su trabajo como la prestación de un servicio público y cumplir con el objetivo de permitir el acceso universal al agua. Para ello, abogó por conocer la ordenación del territorio y qué recursos se van a gestionar, además de apostar por organismos de gestión como el consorcio asturiano Cadasa. También se marcó como retó el incrementar la presencia de AEAS en España.