3 de abril de 2020
23 de enero de 2019

Un padre asturiano, obligado a cargar con el 97 % de los viajes para poder ver a sus hijos a 1.000 kilómetros

El progenitor realiza el equivalente a más de la vuelta al mundo para poder ver a los menores durante el año

GIJÓN, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Sección Quinta de la Audiencia Provincial de Oviedo ha impuesto a un padre asturiano separado, M.S.G., el 97 por ciento del coste de los viajes para poder estar junto a sus hijos, que viven con su madre a más de 1.000 kilómetros desde que ella se mudó con los menores.

El padre, de esta forma, se ve obligado a recorrer cada año 45.000 kilómetros, más que el perímetro de la Tierra, para convivir con los pequeños, que hoy tienen 9 y 8 años, si se suman las vacaciones escolares y los fines de semana que les visita, según su abogada, Sofía Duart.

Esta, en declaraciones a Europa Press, ha explicado que si bien la jurisprudencia del Tribunal Supremo señala que en estos casos los costes deberían equipararse, la Audiencia Provincial considera que es una compensación, ya que en las vacaciones de Semana Santa los niños están en exclusiva con el padre.

Asimismo, desde que en 2012 la madre se mudó de Asturias con los menores sin el conocimiento del padre y meses antes de que se fallara la custodia, el progenitor lleva efectuados 240 trayectos y recorridos 528.000 kilómetros para no perder el contacto con sus hijos. Frente a eso, la madre ha realizado tres trayectos en el mismo periodo de tiempo.

Duart ha explicado que atendiendo a una demanda de modificación de medidas del padre en 2017, el tribunal de primera instancia de su municipio en Asturias decidió que la madre, que hasta entonces no había viajado, hiciera tres trayectos al año: es decir, el 5 por ciento de la carga frente al 95 por ciento que seguía asumiendo el padre, que ya lleva perdidos 186 días de trabajo por los viernes y lunes que está viajando (31 días cada año).

La madre recurrió esos cambios ante la Audiencia Provincial y su recurso acaba de ser estimado parcialmente, de forma que se reduce los viajes de tres a dos, y ese viaje que le resta lo hace recaer de nuevo sobre el padre. También establece que el padre siga pagando una pensión a sus hijos de 550 euros mensuales, además de costearse todos los desplazamientos fuera de los periodos vacacionales de los niños.

Pese a que la Audiencia Provincial de Oviedo, en su sentencia, califica de "encomiable" el modo en que M.S.G. cumple con el régimen de visitas pese a la distancia, falló que los niños permanezcan con la madre, si bien el informe pericial del psicólogo del Juzgado recomendaba un cambio de custodia a favor del padre y el regreso de los niños a Asturias, por considerar tal medida la que mejor garantizaba el interés superior de los pequeños.

Para la abogada, a día de hoy, el que la madre se marchara con los hijos por la vía de hecho, está "muy penalizado" y se pediría lo primero que regresaran los niños. "En el momento que lo hizo no se penalizaba", ha apuntado, para añadir después que cuando se trasladó, hace bastantes años, la jurisprudencia era "anticuada".

El tribunal incide en su sentencia en que los menores están "perfectamente integrados" en su lugar de residencia y "perfectamente atendidos" por su madre con el apoyo de sus padres, por lo que cualquier cambio drástico, como sería el que regresen a Asturias con su padre, "supondría un desarraigo del lugar donde residen y están plenamente integrados".

Sí que la Audiencia considera el rebajar la pensión alimenticia a 550 euros mensuales y aumentar las vacaciones estivales a un mes y 20 días en favor del padre.

Para leer más