4 de junio de 2020
23 de enero de 2008

Tribunales.- La Fiscalía reduce de 18 a 9 meses de cárcel la pena para el hombre cuyas abejas picaron a unos vecinos

GIJÓN, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

El vecino de Villaviciosa de 77 años para quien la Fiscalía pedía una pena de 18 meses de prisión por las picaduras de sus abejas a unos vecinos, así como a dos agentes de la Guardia Civil y un bombero, que habían acudido al lugar en acto de servicio, reconoció hoy los hechos a cambio de una reducción de la condena a la mitad, confirmó a Europa Press su abogado, Francisco Fanego. El hombre ya se ha deshecho de los colmenares, que fueron trasladados a otro lugar.

En virtud del acuerdo, el Ministerio fiscal pidió para el acusado una pena total de 9 meses de cárcel -tres meses por cada uno de los tres delitos de lesiones cometidas por imprudencia grave que le imputaban--. Asimismo, elevó la petición de indemnización de 350 a 390 euros para cada uno de los tres vecinos afectados, tal como había solicitado la acusación particular.

De acuerdo al informe fiscal, el acusado tenía colocados unos colmenares de abejas en la localidad de Sebrayo (Villaviciosa), que se encontraban muy próximos a la vivienda de sus vecinos. Asimismo, sobre las 15.45 horas del 1 de mayo de 2006, las abejas picaron en varias ocasiones a los vecinos.

Debido a ello, al lugar acudieron dos agentes de la Guardia Civil y una dotación de bomberos, los cuales fueron también atacados por las abejas. Los dos guardias civiles y uno de los bomberos resultaron con picaduras.

Las abejas habían atacado a los vecinos en otras ocasiones anteriores. En concreto, el 23 de abril de 2006, una de los afectados fue picada en la parte superior del labio, lo que le provocó una reacción alérgica que afectó a parte del lado izquierdo de la cara, por lo que necesitó tratamiento médico. En cuanto a la picadura en el cuero cabelludo del 1 de mayo, la mujer también tuvo una reacción alérgica, debido a lo cual tuvieron que ponerle una inyección intramuscular.

En cuanto a los otros dos vecinos afectados, ambos sufrieron múltiples picaduras. Uno de ellos incluso recibió al menos 30, en cuero cabelludo, cara y miembros superiores. Asimismo, uno de los guardias civiles fue picado en la cabeza y la oreja izquierda y el segundo en la cabeza. En cuanto al bombero, no consta el alcance de las picaduras.