25 de marzo de 2019
  • Domingo, 24 de Marzo
  • 25 de mayo de 2008

    Tribunales.- Un hombre se enfrenta a dos y cinco meses de cárcel por maltrato a su compañera sentimental

    La pelea se originó al quitarle la mujer el mando de la televisión

    GIJÓN, 25 May. (EUROPA PRESS) -

    La Fiscalía solicita dos años y cinco meses de prisión para un hombre, acusado de un delito de maltrato de obra en el ámbito familiar y otro contra la integridad moral, al insultar, humillar y golpear a su compañera sentimental durante seis años, según el informe al que tuvo acceso Europa Press. Asimismo, pide para el imputado la prohibición para la tenencia y porte de armas por dos años y para aproximarse a menos de 200 metros de la víctima, su domicilio o su lugar de trabajo, por un plazo máximo de tres años. También solicita el pago de una indemnización de 2.000 euros.

    El juicio tendrá lugar el próximo día 26, a las 13.00 horas, en el Penal número 3 de Gijón. Los hechos se remontan al 27 de julio de 2005, en una hora no determinada de la tarde, cuando supuestamente el acusado subió intencionadamente el volumen del televisor para no dejar dormir la siesta a su pareja y a sus tres hijas, una de seis años y dos mellizas de cuatro. Al levantarse la mujer y cogerle el mando de la tele, el imputado la golpeó "reiteradamente" en el pecho.

    Según el escrito fiscal, durante los seis años que duró la convivencia, el acusado mantuvo "un trato de menosprecio y humillación" hacia su pareja, y hacia un hijo de esta, también menor de edad, que convivía con ellos.

    A este respecto, la Fiscalía señala que eran frecuentes que el imputado, para no dejarles dormir la siesta, pusiera la tele alta o la radio, diera golpes por la casa o se pudiera a cantar. Asimismo, desde principios de julio de 2005 el acusado insultaba a su compañera con frases como "Pares como una coneja y me tengo que ir de putas".

    En otras ocasiones, le decía que se iba a quedar de criada para él o la llamaba "borracha", motivado porque en alguna ocasión, según el informe, la mujer bebía para liberara la presión que sufría. También alguna vez llegó a golpearla en el pecho y a empujarla.

    Además, el acusado llevaba un "férreo" control del dinero, que nunca le daba a su pareja, e incluso llegó a cortar el cable del televisor cuando él se iba a trabajar. También en julio de 2005, el imputado se fue de casa sin dejarles dinero, por lo que la mujer tuvo que llamar a una amiga para que la llevara a ella y a los niños a casa de su hermana.