17 de octubre de 2019
25 de enero de 2009

Tribunales.- Un padre pide 25 años de prisión para su hija esquizofrénica que mató a su madre en Mieres

El fiscal pide la absolución por el delito pero propone el internamiento de la procesada en un centro psiquiatríco durante 15 años

OVIEDO, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

La familia de la mujer de 46 años, R.P.A.L., con problemas psiquiátricos, que acabó con la vida de su madre tras asestarle varias puñaladas el 23 de agosto de 2007, en la localidad de Mieres, solicitan la pena de 25 años de prisión para la acusada al entender que cometió un delito de asesinato con alevosía, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas. El juicio se celebrará el 16 de febrero en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Oviedo por el procedimiento de Jurado Popular.

Por su parte, el ministerio fiscal pide la absolución con la eximente completa por enfermedad por un delito de homicidio aunque aboga por una medida de internamiento en un centro psiquiátrico durante 15 años. La defensa coincide con la calificación del fiscal aunque pide el internamiento en la Unidad Terapéutica (UTE) de la prisión de Villabona --donde se encuentra actualmente la acusada-- por un periodo no superior a 10 años.

El 15 de septiembre de 2004 el padre de la acusada presentó una denuncia en la Comisaría de Policía de Mieres advirtiendo de que su hija padecía un trastorno esquizoide y solicitando al juzgado correspondiente el ingreso "forzoso" de su hija en un centro.

En la denuncia, el padre de R. P. A. L., manifestó que el último ingreso de su hija en el hospital de Mieres había sido en julio de 2004 y que su hija al no tomar la medicación "tenía una actitud agresiva hacia la familia".

En la denuncia relató que incluso R. P. A. L. "llegó a tirar una maceta a las personas y puso en peligro la integridad física de la gente que la rodea".

En la Comisaría de Mieres, el progenitor de la acusada aseguró que su hija padecía un trastorno esquizoide de la personalidad reconocido desde el 13 de septiembre de 1993 en el Centro de Salud Mental de Mieres. Afirmó también que "desde mediados de julio de 2004 no tomaba la medicación y a la familia le era imposible conseguir que se la tomase".

Además, según el escrito policial, el marido de la víctima adjuntó a su denuncia, en las dependencias policiales, los dictámenes médicos de la enfermedad.

LOS HECHOS

Los hechos sucedieron el 23 de agosto de 2007 cuando una mujer de 73 años, Olga Inés L.G., de 73 años y vecina de Mieres, murió apuñalada por su hija, en el domicilio familiar, situado en la calle de La Vega, número 38, en el centro de Mieres.

A las 10.00 horas de ese día la Comisaría de la Policía Nacional de Mieres recibió una llamada del Servicio 112, para que se trasladara urgentemente a la calle La Vega de esa localidad donde en uno de los pisos, una mujer había apuñalado a su madre.

Una dotación de la Policía Nacional de la Comisaría Mieres, destinada en la Unidad de Seguridad Ciudadana, se trasladó hasta el domicilio donde encontraron, tendida en el suelo de la cocina, a una mujer ensangrentada.

Inmediatamente se requirió a una ambulancia que trasladó a la mujer al Hospital de Murias de Mieres, donde fue asistida de heridas de carácter grave.

En el domicilio se encontraba el marido de la herida y su hija, ésta con la ropa ensangrentada, quien manifestó haber asestado varias puñaladas a su madre. A las 15.00 horas de ese día, el Hospital informó de la muerte de O.I.L.G.