25 de agosto de 2019
  • Sábado, 24 de Agosto
  • Viernes, 23 de Agosto
  • 25 de junio de 2009

    El TSJA desestima una demanda de unos padres de un niño que sufrió parálisis cerebral en el parto por estar prescrita

    OVIEDO, 25 Jun. (EUROPA PRESOS) -

    La sala de lo contencioso administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturias ha rechazado la demanda de los padres de un niño que sufrió parálisis cerebral en el parto por entender que la causa está prescrita. El niño nació el 24 de octubre de 2004 y los padres presentaron una reclamación de responsabilidad patrimonial el 21 de noviembre de 2005. La familia reclamó a la Consejería de Salud del Principado por los daños y secuelas que sufrió el niño en 952.192 euros, según recoge la sentencia a la que ha tenido acceso Europa Press.

    La madre del pequeño ingreso en el Hospital de Cabueñes de Gijón a las 12.00 horas del 23 de octubre a las 35 semanas de gestación de un embarazo gemelar. El primero de los niños nació a las 0.40 horas del día 24 y el segundo nació con complicaciones a las 1.10 horas por lo que fue preciso su reanimación en la UVI donde sufrió crisis epilépticas que persisten en la actualidad, siendo diagnosticado de "encefalopatía-isquémica-atrofia cerebral".

    Los padres estimaron que la actuación de los facultativos del hospital en el momento del alumbramiento "no se ajustó a lex artis" puesto que "no consta en la historia clínica dato alguno del patrograma, ni anotaciones de la matrona que asistía el parto, como tampoco los centímetros de dilatación, posición de la cabeza en el canal del parto, nivel de descenso, frecuencia cardíaca y demás observaciones pertinentes".

    Por ello, entendieron que "no se emplearon los medios adecuados para su control lo que "se tradujo en una anoxia que no fue detectada durante el proceso de alumbramiento hasta un momento tardío, para evitar daños en el bebé".

    Los demandantes aseguran que el bebé permaneció "40 minutos sin control de bienestar fetal hasta su extracción mediante ventosa".

    Sin embargo, la Consejería de Salud alegó que "no cabe imputar a los profesionales del Hospital de Cabueñes mala praxis, pues de la historia clínica incorporada al expediente se desprende que la atención al parto fue correcta y que no hubo signos de sufrimiento fetal que pudiesen alertar sobre una posible anoxia".

    El Tribunal Superior de Justicia basa su decisión de desestimar la demanda en los plazos en los que fue presentada y argumenta que el derecho "de reclamar prescribe al año de producido el hecho o acto que motive la indemnización o de manifestarse sus efectos lesivos y en caso de daños de carácter físico o psíquico a las personas el plazo empezará a computarse desde la curación o la determinación del alcance de los hechos".

    El TSJA entiende que los daños sufridos por el bebé y secuelas aparecen recogidos "en la hoja de recomendaciones de enfermería al producirse el alta médica del bebé" el 19 de noviembre de 2003. Para la sala de lo contencioso administrativo "es un claro supuesto de daño permanete, lo que supone que la acción ejercitada en la tardía fecha del 15 de octubre de 2005 estaba prescrita, lo que lleva, sin necesidad de abordar el resto de las cuestiones a desestimar la demanda".

    MALESTAR DEL DEFENSOR DEL PACIENTE

    La asociación del Defensor del Paciente expresó hoy su malestar por la sentencia por entender que la situación del menor no se trata de "daños permanentes previsibles al alta hospitalaria dada por el Hospital de Cabueñes al mes de nacer el bebé" sino que "es un daño continuado y este tipo de patologías son imprevisibles en su evolución sobre todo los primeros años del niño".

    Para la entidad, es "imposible establecer las secuelas que va a tener el menor al mes de haber nacido" y alegan que a fecha de la demanda la minusvalía era del 65 por ciento está prevista la revisión de la minusvalía en el año 2010".

    Para el Defensor del Paciente se trata de una "sentencia no exhaustiva porque se omiten datos importantes a la hora de estimar la prescripción".