25 de marzo de 2019
  • Domingo, 24 de Marzo
  • Sábado, 23 de Marzo
  • 15 de febrero de 2008

    Cabárceno estudia el perfil genético de sus osos para determinar su compatibilidad con las osas asturianas

    El Parque desarrolla una investigación pionera a nivel mundial en materia de reproducción asistida del oso pardo

    SANTANDER, 15 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El Parque de la Naturaleza de Cabárceno está estudiando el perfil genético de sus osos para determinar cuál de ellos es más compatible con las osas asturianas 'Paca' y 'Tola', que se encuentran en cautividad, para así proponer al candidato o candidatos más idóneos para llevar a cabo la inseminación de las hembras.

    El objetivo de esta iniciativa es contribuir a salvaguardar la especie de oso pardo, en peligro de extinción, y que las osas aprendan el cortejo sexual y cómo han de criar a sus crías, ya que al haber sido separadas de su madre a varias semanas de nacer no vivieron el proceso de amamantamiento y aprendizaje que durante los dos primeros años de vida les procura la progenitora.

    El pasado mes de diciembre se produjo el primer contacto entre representantes de la Fundación Oso de Asturias y de Cabárceno, después de que los primeros solicitaran la cesión temporal de uno de los ejemplares de Cantabria, informó el Gobierno regional.

    En un principio, se barajó la posibilidad de someter a las osas, de 20 años, al método de inseminación artificial desarrollado en Cabárceno, pero debido a su avanzada edad y a su historial personal se decidió cruzarlas con uno de los osos cántabros.

    OSOS EN CABÁRCENO.

    En Cabárceno habitan desde el año 1990 varios ejemplares de oso pardo, 60 en la actualidad, y se desarrolla un ambicioso proyecto de conservación y reproducción. De hecho, fueron de los primeros animales en incorporarse a este centro, que ya reúne a 860 cabezas y 117 especies.

    El oso cantábrico, una de las tres especies de oso pardo que hay en Europa, junto con el nórdico y el del este, se encuentra en peligro de extinción, y las osas asturianas son las únicas representantes en cautividad. Incluso los ejemplares de Cabárceno son fruto del cruce de osos pardos del este con osos nórdicos.

    Las dos osas ya visitaron las instalaciones de Cabárceno con motivo del derrumbe del recinto en el que vivían en Asturias. Ahora, el parque cántabro vuelve a colaborar con la Fundación Oso para salvaguardar la especie.

    Se trata de dos hembras que no saben comportarse ante otros osos, y Cabárceno, con ejemplares en semi-libertad, bastante manejables para sus cuidadores, permite que las osas aprendan el cortejo sexual y cómo criar a sus oseznos.

    Se estima que estos animales pueden reproducirse hasta los veinticinco, por lo que, dada su importancia como reserva genética, los veterinarios han de aprovechar al máximo este tiempo.

    PROYECTO PIONERO

    Al margen de esta colaboración, Cabárceno desarrolla un proyecto de investigación pionero a nivel mundial, en colaboración con la Universidad de León, sobre reproducción por inseminación artificial.

    El proyecto 'Puesta a punto de técnicas de reproducción asistida del oso pardo' comenzó con los machos. El equipo investigador se centró en la obtención del semen y su posterior conservación, y para ello desarrolló con éxito un procedimiento basado en la 'electroeyaculación' para la obtención del semen y su posterior ultracongelación a 196º bajo cero.

    La gestación en las osas tiene la particularidad de la 'diapausa embrionaria', es decir, una vez el óvulo se une al espermatozoide, la gestación se para unas semanas y el osezno nace durante la hibernación. Por ello, los veterinarios tardan unos meses en comprobar si la osa está o no preñada.

    Además, en las osas se da la 'ovulación inducida' -sólo ovulan cuando notan la penetración del macho- por lo que los veterinarios están intentando inseminarla artificialmente con la ayuda de un ejemplar 'deserectomizado', es decir, al que se le ha practicado la vasectomía.

    La época de celo de estos animales es de mayo a junio y las hembras paren de una a tres crías que, después de los dos años de enseñanza y amamantamiento, son expulsadas del grupo.