16 de junio de 2019
  • Sábado, 15 de Junio
  • 16 de abril de 2008

    Martín dice que el abastecimiento de agua está garantizado a pesar de que febrero fue el mes más seco

    SANTANDER, 16 Abr. (EUROPA PRESS) -

    El consejero de Medio Ambiente del Gobierno regional, Francisco Martín, ha asegurado que a pesar de que el mes de febrero fue el más seco de la historia de Cantabria, el abastecimiento de agua en la Comunidad Autónoma está garantizado gracias, dijo, a las obras del bitrasvase y de la Autovía del Agua llevadas a cabo. "Gracias a estas obras los cántabros dispondrán de agua en sus grifos", aseveró.

    En declaraciones a Europa Press, aclaró sin embargo que la reducción de la pluviometría y la modificación de los regímenes de lluvia va a repercutir de manera negativa en las cuencas hidrográficas. En este sentido se refirió no sólo al hecho de que haya menos precipitaciones sino de que llueva de manera diferente, durante menos días pero de forma más concentrada.

    "Va a llover menos días pero lo va hacer con más fuerza y eso es malo también para las cuencas puesto que lo que nos conviene es que llueva poco durante muchos días para que nuestros acuíferos se empapen", señaló.

    Según vaticinó, a partir de ahora y a consecuencia del cambio climático, se van a producir lluvias mucho mas torrenciales que pueden generar problemas por el arrastre de sólidos y, quizá, "inundaciones en zonas bajas de Cantabria". Situaciones, dijo, contra las que se está luchando desde el departamento que dirige.

    Al respecto, apuntó que en la Consejería de Medio Ambiente también se trabaja no sólo en intentar "ralentizar" el cambio climático sino también en "adaptarse" a él. "Adaptarnos a él significa prepararnos para lo que pueda venir en el futuro que son todos estos eventos menos frecuentes pero más intenso virulentos de lluvia y de viento", explicó.

    Finalmente, Martín señaló que si bien los cambios en la lluvia que se están experimentando en Cantabria son quizá los efectos asociados al cambio climático "más evidentes" existen otros como el ascenso del nivel del mar, el calentamiento y el incremento de la temperatura media que hace que algunas especies "tengan dificultades" para mantenerse en Cantabria aunque "aparecerán otras lógicamente". "Es un problema muy serio que no sólo se ciñe al tema del agua", concluyó.