7 de diciembre de 2019
  • Viernes, 6 de Diciembre
  • Jueves, 5 de Diciembre
  • 16 de septiembre de 2010

    Martín visita este jueves las obras de la Autovía del Agua Valdáliga-Cabezón de la Sal

    La Consejería de Medio Ambiente acomete este tramo de 8,2 kilómetros con un presupuesto de 7,4 millones de euros

    SANTANDER, 16 Sep. (EUROPA PRESS) -

    El consejero de Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria, Francisco Martín, acompañado de la directora general de Obras Hidráulicas y Ciclo Integral del Agua, Ana Isabel Ramos, visitará hoy, a las 12:30 horas, las obras de la Autovía del Agua entre Valdáliga y Cabezón de la Sal.

    El punto de partida de la visita será en Cabezón de la Sal, en la rotonda de conexión con la Autovía A-8, denominada La Charola, en dirección a Comillas.

    El tramo de esta infraestructura hidráulica tiene una longitud de 8,2 kilómetros y un presupuesto de 7,4 millones de euros. La tubería es de fundición dúctil, con un diámetro 800 milímetros y uniones acerrojadas en toda su longitud que garantizarán su estanqueidad y durabilidad. La presión de funcionamiento será de 25 bares, con un caudal de hasta 1.005 litros por segundo.

    En los primeros 200 metros del trazado, los trabajos se han realizado para efectuar una hinca de 21,5 metros de longitud, para cruzar la carretera nacional 634, una estructura elevada para hacer un cruce aéreo sobre el Arroyo del Concejo y una excavación a cielo abierto para cruzar la CA-363.

    Luego discurre hacia el sudeste durante 900 metros, atravesando dos vaguadas, llegando a Caviedes y continuando el trazado, de nuevo hacia el Sudeste, para alcanzar una de las pistas del Sur del Monte Corona, concretamente la pista de la ermita de San Antonio.

    A continuación, durante 3,1 kilómetros, el trazado avanza hasta alcanzar el aluvial Norte del Arroyo de Udín. Una vez en la pista de la Tejera, discurrirá hacia el Este durante 3,3 kilómetros donde serán necesarios un buen número de codos para la adaptación de la tubería a la pista, además de la reposición de varias de las obras de drenaje existentes que dan paso a los arroyos afluentes del Udín.

    El trazado abandona la pista para discurrir en su tramo final por el corredor de la línea de alta tensión en dirección Este, atravesando dos vaguadas y llegando a la carretera CA-135, cuyo cruce se salva por medio de una hinca de 30 metros de longitud.