22 de octubre de 2019
4 de abril de 2008

Medio Ambiente presenta el Plan BioBike a los ayuntamientos cántabros con Policía Local

Comillas, Reinosa, Reocín y Santander se ofrecen a acoger demostraciones del funcionamiento de las motocicletas de eléctricas

SANTANDER, 4 Abr. (EUROPA PRESS) -

El consejero de Medio Ambiente, Francisco Martín, se ha reunido hoy con representantes de los ayuntamientos de la comunidad autónoma que cuentan con servicio de Policía Local, para presentarles la iniciativa de movilidad sostenible 'Plan BioBike: la sostenibilidad como motor'.

En la reunión estuvieron presentes miembros de las Corporaciones Municipales y de la Policía Local de Ampuero, Camargo, Comillas, Marina de Cudeyo, Miengo, Noja, Reinosa, Reocín, San Vicente de la Barquera, Santander, Santoña, Torrelavega y Valdeolea, entre otros, según informó el Gobierno de Cantabria en un comunicado.

A través de este primer encuentro, la Consejería de Medio Ambiente pretende concretar la manera en que fomentará en estos ayuntamientos el uso y adquisición de motocicletas eléctricas, para su incorporación a las flotas municipales, de manera que sirvan como actuación "ejemplarizante" entre los ciudadanos de la Comunidad Autónoma.

En próximas reuniones, la Consejería acordará con cada Ayuntamiento interesado en participar en el Plan BioBike las necesidades concretas del municipio

En el transcurso del encuentro de hoy, las alcaldesas de Comillas, María Teresa Noceda, y Reinosa, Reyes Mantilla; el alcalde de Reocín, Germán Fernández, y el primer teniente de alcalde del Ayuntamiento de Santander, Samuel Ruiz, ofrecieron las instalaciones con que cuentan sus respectivos municipios para la realización de demostraciones prácticas del funcionamiento de las motocicletas eléctricas.

MOVILIDAD URBANA SOSTENIBLE.

El Plan BioBike, incluido en el 'Programa Cero Co2' de mitigación de los efectos del cambio climático en Cantabria, es una iniciativa de movilidad sostenible cuyo objetivo es reducir las emisiones de gases de efecto invernadero derivadas del crecimiento del transporte por carretera, especialmente en los núcleos urbanos. La Consejería de Medio Ambiente destinará un millón de euros al desarrollo de este proyecto.

Esta actuación, pionera en la promoción en la Comunidad Autónoma de un modelo de movilidad sostenible basado en el uso de vehículos ecológicos, pretende, de esta manera, fomentar un cambio cultural entre los ciudadanos, comenzando por el sector institucional, con el objetivo de facilitar la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero de Cantabria.

Una vez iniciada la ronda de contactos con los Ayuntamientos de Cantabria que cuentan con Policía Local, la Consejería de Medio Ambiente presentará el plan de fomento del uso de las motocicletas eléctricas al sector profesional de la región, centrándose especialmente en empresas de distribución y mensajería, así como en concesionarios y talleres de motocicletas.

Así, el 'Plan BioBike: la sostenibilidad como motor', continuará la labor comenzada por la Consejería de Medio Ambiente con la puesta en marcha de actuaciones como el plan de fomento del uso de biodiésel, las subvenciones para la compra de electrodomésticos eficientes o el reparto gratuito de bombillas de bajo consumo.

El Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE), dependiente del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio, y GENERCAN, la sociedad de gestión energética de Cantabria dependiente de la Consejería de Industria y Desarrollo Tecnológico, colaborarán con Medio Ambiente en el desarrollo del Plan BioBike: la sostenibilidad como motor.

MOTOCICLETAS ELÉCTRICAS.

El 'Plan BioBike: la sostenibilidad como motor' fomentará el uso y adquisición de tres modelos de motocicletas eléctricas, de 1.500 watios, equivalentes a la de 50 c.c.; de 3.500 watios, similar a una de 80 c.c., y de 20.000 watios, equivalente a una motocicleta de 400 c.c. Las baterías de estos vehículos tienen una autonomía de entre 60 y 150 kilómetros.

Entre las principales ventajas de estas motocicletas eléctricas destaca el hecho de que no emiten dióxido de carbono, ya que al utilizar la electricidad como fuente de alimentación no es necesaria la quema de combustibles fósiles. Esta característica permite mejorar la calidad de la atmósfera en los núcleos urbanos. Por otra parte, los vehículos eléctricos son más silenciosos y tienen costes de mantenimiento más bajos.