26 de febrero de 2020
27 de agosto de 2014

Viktoria Mullova y Matthew Barley llevan la "frescura" al FIS con el espectáculo 'Stradivarius in Río'

Actúan este jueves, 28 de agosto, a las 20.30 horas, en la sala Argenta del Palacio de Festivales

Viktoria Mullova y Matthew Barley llevan la "frescura" al FIS con el espectáculo 'Stradivarius in Río'
EUROPA PRESS

SANTANDER, 27 Ago. (EUROPA PRESS) -

La violinista Viktoria Mullova y el violonchelista Matthew Barley llevan este jueves, 28 de agosto, la "frescura" al Festival Internacional de Santander, donde recalarán con su espectáculo de música brasileña 'Stradivarius in Río'.

Acompañados del director artístico del FIS, Jaime Martín, ambos músicos han presentado este miércoles en rueda de prensa este espectáculo, que se pondrá en escena este jueves, a las 20.30 horas, en la sala Argenta del Palacio de Festivales.

La "felicidad" y la "alegría" de la música brasileña llenará la sala Argenta, donde estos dos intérpretes marcarán el ritmo con su violín y su violonchelo acompañados Paul Clarvis, en los instrumentos de percusión, y Joao Luis Nogueira, a la guitarra.

'Stradivarius in Río' es un proyecto musical de Mullova y Barley ya han plasmado en un disco que grabaron en la ciudad de Río de Janeiro y que ha acabado subiendo a los escenarios. Santander será la tercera ciudad del mundo donde se podrá ver después de París y Berlín.

Mullova ha explicado que la idea de traer el espectáculo fue una propuesta de Jaime Martín cuando ambos coincidieron el pasado invierno en Toulouse. Una propuesta a la que en un principio la violinista no accedió porque la representación coincidía con sus meses "sabáticos", pero finalmente decidió hacerlo.

Así, la reconocida violinista llega a Santander para ofrecer una música que considera "mágica y llena de frescura" y que espera que reciba una respuesta del público "muy bonita". "Sólo faltarán las caipirinhas", ha apostillado Martín entre las risas de Mullova y Barley.

Este último ha destacado que la música de 'Stradivarius in Río' es "muy alegre y maravillosa" no sólo para quien la escucha, sino también para quien la interpreta como es su caso ya que permite una "improvisación" que no puede hacerse con los clásicos.