3 de marzo de 2021
7 de diciembre de 2014

Los apicultores de la Cornisa Cantábrica reivindican su papel en la conservación de la biodiversidad

Los apicultores de la Cornisa Cantábrica reivindican su papel en la conservación de la biodiversidad
EUROPA PRESS

Se quejan de que cada día su labor es "más difícil" y piden un plan estratégico para dinamizar la apicultura

SANTANDER, 7 Dic. (EUROPA PRESS) -

La Confederación en Defensa de la Abeja en la Cornisa Cantábrica ha reivindicado el papel que juegan en la conservación de la biodiversidad y mantener la producción agraria los apicultores, que este domingo, 7 de diciembre, celebran a su patrón, San Ambrosio.

En un escrito publicado en su página web este colectivo que engloba al sector en las comunidades del Cantábrico, consultada por Europa Press, ha opinado que el conjunto de la sociedad "debe saber" que el trabajo de los apicultores "va más allá" de la producción de miel, polen o cera.

De hecho, señala que "la más importante e imprescindible" labor que realizan es la que desempeñan sus abejas a través de la polinización de las plantas del medio natural y de los cultivos, lo que contribuye, según ha resaltado el colectivo, al mantenimiento de la biodiversidad de los ecosistemas y a la producción agraria.

Es por ello, que considera que, incluso mirándolo desde un punto de vista meramente económico, "trae cuenta" proteger a las abejas y a los demás insectos polinizadores.

Además este colectivo ha insistido en que los polinizadores tienen un "papel fundamental" en el funcionamiento de los ecosistemas terrestres.

Ha señalado que, a nivel global, se estima que más de un 80% de las plantas que producen flores son polinizadas por animales, principalmente por abejas.

DENUNCIAN QUE SU LABOR QUE CADA DÍA ES "MÁS DIFÍCIL"

Por otra parte, este colectivo ha aprovechado para denunciar en la festividad de su patrón que cada año los apicultores lo tienen "más difícil" para desarrollar su actividad debido a problemas sanitarios, al generado por la "invasión" de la avispa asiática, a plaguicidas neurotóxicos y a la "dificultad" de instalar nuevos colmenares.

También se han quejado de la "pérdida de rentabilidad" de las explotaciones; de las normas y decretos reguladores de la apicultura que, a su juicio, "no tienen en cuenta la realidad ni las necesidades de los apicultores"; "recortes" en las ayudas, y "pérdida de flora apícola por incendios forestales, desbroces, urbanismo, cambio climático y ciertos manejos ganaderos.

Según ha dicho, esto unido a la desaparición de la abeja silvestre y la regresión de otros insectos polinizadores está provocando una disminución de la polinización tanto de cultivos como de especies silvestres, lo que --advierte-- tiene "graves repercusiones económicas" en la agricultura-ganadería y una "pérdida de biodiversidad" en los montes que "compromete" la supervivencia de muchas especies de flora y fauna.

DESARROLLO DE UN PLAN ESTRATÉGICO

Por ello, los apicultores del Cantábrico consideran "imprescindible" desarrollar conjuntamente con las Administraciones públicas y el sector un "plan estratégico para dinamizar y reactivar la apicultura" con investigación y medidas para el control de los problemas sanitarios y de la avispa asiática.

Además, pide que se regule e incluso se prohíba el uso de plagicidas neurotóxicos; que se fomente la incorporación de jóvenes al sector y la instalación de colmenares; que se promueva el cooperativismo y asociacionismo; la profesionalización; la mejora de la producción y comercialización de la miel, y etiquetado que indique el país de origen de ésta.

También reclama acciones de divulgación y educación de la sociedad sobre la importancia de la polinización; la elaboración de mapas de polinización en los que se señalen las zonas donde faltan colmenas y la instalación de estaciones de polinización en las zonas con alto valor ecológico o inaccesibles, entre otras demandas.

Este colectivo también ha defendido la "importancia" que, a su juicio, puede tener la apicultura en el contexto de un desarrollo rural sostenible, pudiendo suponer --dice-- "un complemento económico interesante dentro de un modelo de explotación diversificada al ser compatible con cualquier otra actividad agro-ganadera y turística".

"Podemos importar de otros países los productos que nos proporcionan las abejas, pero no su trabajo de polinización. No debemos seguir de brazos cruzados ante este acuciante problema y desde las Administraciones, la sociedad y el sector tenemos que hacer todo lo que esté en nuestras manos para invertir esta peligrosa dinámica", ha aseverado.