18 de octubre de 2019
14 de abril de 2014

CANTABRIA.-Cerca de 200 sacerdotes se congregarán este miércoles en la Catedral en la tradicional Misa Crismal

CANTABRIA.-Cerca de 200 sacerdotes se congregarán este miércoles en la Catedral en la tradicional Misa Crismal
OBISPADO

SANTANDER, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

Cerca de 200 sacerdotes se congregarán este miércoles, 16 de abril, a las 11.00 horas, en la Catedral de Santander, en la tradicional Misa Crismal que presidirá el obispo, Vicente Jiménez Zamora.

El sentido de esta celebración es manifestar la comunión de los sacerdotes con su obispo, según ha informado el Obispado en un comunicado.

Esta misa hace referencia, igualmente, a los sacramentos de la iniciación cristiana, por lo que "está llena de vida", y durante la celebración los sacerdotes renuevan sus promesas y "su entrega al Señor" para seguir sirviendo a sus comunidades.

Además, el obispo consagra todos los años el Santo Crisma y también bendice los Santos Oleos, que este día estarán depositados en tres grandes ánforas situadas en el altar. Para ello, Jiménez Zamora empleará un antiguo rito de la tradición de la Iglesia.

Así, con el Santo crisma, se ungirán, a lo largo del año, a todos los recién bautizados; sustancia que también servirá para sellar a los nuevos confirmados y para ungir a los sacerdotes que sean ordenados.

Este crisma también se utiliza en la dedicación de las iglesias, en la consagración de los altares y se emplea para ungir en la cabeza a los nuevos obispos cuando son revestidos con esta dignidad.

Para consagrar en Santo crisma, que esta formado por aceite de olivas, el obispo sopla hacia el interior de una gran ánfora, mientras invoca al Espíritu Santo.

Además, a esta sustancia se la añade un perfume, de modo que cuando se unge a los fieles, "éstos difundan una agradable fragancia, como signo de que los cristianos propagan el aroma del buen olor de Cristo".

Por su parte, con los Santos óleos, son signados los catecúmenos como preparación y disposición previa al bautismo; óleos que también son empleados por la Iglesia para impartir el sacramento de la Unción de enfermos para que éstos "reciban el alivio en su debilidad y consigan el perdón de sus pecados".

SENTIDO DE LA MISA CRISMAL

La Misa crismal es una de las celebraciones con mayor sentido espiritual del año litúrgico, aunque es poco conocida por los fieles. El mismo Concilio Vaticano II (1962-65) resalta que se trata de un día en el que los sacerdotes de la Diócesis concelebran la Eucaristía con su obispo, "lo que representa un signo de unidad".

Dado el profundo sentido de esta celebración, se "invita a todos los fieles" a participar en la misa crismal, porque "contemplarán en ella a los sacerdotes de la Diócesis reunidos con su Pastor", y será una Eucaristía en la que se tendrán "muy presentes a todos los enfermos que necesitarán del auxilio de Dios a lo largo del año".