19 de noviembre de 2019
20 de octubre de 2014

Empresas cántabras apuestan por la internalización y piden cambios en coste energético

Empresas cántabras apuestan por la internalización y piden cambios en coste energético
AYTO SANTANDER

SANTANDER, 20 Oct. (EUROPA PRESS) -

Empresas cántabras se han mostrado partidarias de la industrialización para mantener y mejorar su competitividad, pero también han reclamado cambios en materia energética, ya que este factor puede llegar a suponer el 50% de sus costes de producción. Ante esto, han exigido modificaciones a nivel político e institucional, para preservar una competividad que puede llegar a estar "amenazada".

Se han expresado así directivos de Standar CableTeam, Global Steel Wire, Grupo Armando Álvarez y Solvay, que han participado en una mesa redonda titulada 'Reindustrializar para competir', dentro de la jornada 'Reindustrializar para ganar en Cantabria', que ha organizado este lunes en Santander Deloitte Abogados y la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD).

Después de recordar que España y Europa compiten con países como China y Estados Unidos, han señalado, por ejemplo, que en este último el coste de la energía eléctrica es "competitivo" y, de hecho, está atrayendo empresas. Frente a ello, en España ese coste "no deja de subir", han lamentado para advertir de que, si continúa esta tendencia, es posible el cierre de empresas, tal vez "no mañana", pero quizá sí en "cinco" o "veinte" años. Ante esta posibilidad, demandan una regulación diferente en la materia, así como la búsqueda de un "equilibrio" entre todas las fuentes que intervienen en la energía, para "ponerla al servicio de la economía y no al revés".

Carlos Día, director general de Global Steel Wire (grupo Celsa), ha citado a modo de ejemplo que el 25% del coste industrial de la empresa es de energía eléctrica. El representante de la firma también ha abogado por la internacionalización, pero manteniendo los niveles de calidad, ya que el consumidor demanda productos "competitivos". Así, la apuesta por la calidad es "total". "No valen chapuzas", ha enfatizado.

Junto a esta premisa de GSW, ha citado otras, como la seguridad, el compromiso con el medio ambiente, la especialización o la racionalización elementos fundamentales de cara a la reindustrialización que -ha aclarado Día- no significa "hacer lo mismo", sino hacerlo "de forma diferente".

El directivo de la firma implantada en Nueva Montaña ha destacado datos de la empresa en Cantabria, donde cuenta con más de un millar de empleos directos y 4.000 indirectos, y desde donde factura 350 millones de euros al año y el valor de las exportaciones alcanzan los 620 millones, también anuales.

Jorge Oliveiro, director general de Solvay, ha repasado las amenazas, debilidades y necesidades de la industria en general y de su grupo en particular, y ha destacado al respecto que la "prioridad" de la empresa, con sede en Torrelavega, es la seguridad, y el objetivo es por tanto "cero accidentes".

También ha ensalzado la comunicación, que debe incrementarse "en todos los sentidos", fomentando un diálogo "más interactivo", la creatividad, dinamización, flexibilización o el trabajo en equipo. "El futuro se construye hoy, con personas, materiales y tecnologías de hoy", ha sentenciado.

Sobre la empresa, Oliveiro ha subrayado que las ventas alcanzan los 10.000 millones, y cuenta con unos 29.000 empleos en los quince centros que el Grupo tiene repartidos en 56 países, incluido el de Cantabria.

Por la otra fábrica instalada en la capital del Besaya que ha acudido a la jornada, el Grupo Armando Álvarez, ha intervenido su vicepresidente, Gonzalo Gómez Arozamena, que ha apostado por el "arraigo" de la firma y por mantener la sede central de esta industria en Torrelavega, de donde no tiene previsto marcharse.

Y lo hace, ha explicado, no solo por el pago de impuestos y por seguir invirtiendo en la ciudad, sino por albergar también en esta comarca el "mayor centro de producción y laboratorio" de la firma y seguir investigando y desarrollando, desde Torrelavega, artículos que se producen y venden en todo el mundo.

El directivo de la firma ha enfatizado asimismo la formación y cualificación de los profesionales que componen la plantilla, y ha resaltado del mismo modo el crecimiento desde el punto de vista sostenible de la fábrica. "No contaminamos nada", ha aseverado.

David Cano, director de Standar Cableteam, la antigua B3 Cable, ha recordado que la empresa comenzó su andadura con 25 trabajadores, que se han elevado a 60 en la actualidad, y factura un millón y medio de euros al mes, con la producción de cable, actividad que se viene realizando en las instalaciones de Maliaño desde 1927, las "más grandes" de Europa en este ámbito.

Integrada en el grupo alemán Willms, que adquirió B3 a través de Südkabel, Standar Cableteam ha destacado, mediante su director, que Cantabria es una región "industrial, una de las más industrializadas de España".

Al hilo, Cano ha reivindicado la actividad industrial como el objetivo "prioriatario" de las administraciones públicas, pero ha precisado que se debe pasar de un modelo de subvención a uno de incentivos.

EVOLUCIÓN DEL CONSUMO Y LA INDUSTRIA DE DISTRIBUCIÓN

La directora de Froxá, Cristina Fernández, también ha participado en la jornada de Deloitte y APD, en una mesa redonda sobre la 'Evolución del consumo y la industria de distribución', debate en el que ha apostado por las nuevas tecnologías, la I+D+i y los estudios de mercado, al tiempo que ha pedido la eliminación de las trabas burocráticas que, según ha dicho, tienen a la hora de exportar sus productos.

En cuanto a los pilares de la empresa, que está "muy presente" a nivel internacional, su máxima responsable ha citado la elaboración de un producto que comercializan a "muy buen precio" pero que es también "competitivo" desde el punto de vista de la calidad.

Pero ha enfatizado igualmente Fernández la apuesta por las tecnologías y --"hoy todo está mecanizado" en las fábricas del grupo, ha valorado al respecto-- y la salida al exterior, la internacionalización, para lo que ha solicitado la supresión de las citadas trabas.

En la mesa también ha intervenido el Eduardo Ybarra, director financiero de Consorcio Español Conservero, que en Cantabria destaca por dar trabajo a 250 familias en Santoña, siendo el 90% de esos puestos empleo femenino.

Se ha centrado en el consumo, que ha bajado "un montón" en España, en los últimos años, aunque empiezan a apreciar "ciertas luces" y "cierta recuperación", no tanto en el consumo en sí, sino en la percepción del consumidor, que está "muy acostumbrado" a las marcas blancas.

Ybarra ha señalado que el consumo de estas últimas se ha "estancado", aunque "esta ahí", y ha indicado que no prevén, en términos generales, y teniendo en cuenta también los productos de marca, un incremento de los mismos en un futuro cercano, en la medida en que tampoco va a crecer la población. Desde Consorcio Español Conservero ven en el precio y la promoción la principal motivación de compra de los consumidores, ha dicho el director financiero del grupo.

LAS EMPRESAS CÁNTABRAS, "CONSOLIDADAS"

Finalmente, el director territorial del Banco Santander, Carlos Hazas, ha opinado que las empresas del sector industrial en Cantabria están, en general, "consolidadas" tras una "dura" crisis, aunque les falta dar el "paso" hacia la internacionalización, tarea en la que la entidad financiera les va a "ayudar", ha dicho.

Así, a su juicio, los empresarios del ramo deben ser más "ambiciosos" y no ceñirse al ámbito local, regional o nacional, sino que tienen que apostar por "salir fuera". Para este fin, ha subrayado Hazas, el Santander va a poner al servicio de pymes 30.000 millones de euros, con el objetivo de contribuir al crecimiento y expansión de las empresas del sector, esto es, a la reindustrialización.

Para el directivo, que ha disertado sobre la financiación de la reindustrialización, los factores claves para llevar a cabo esa reindustrialización pasan por la innovación, la internacionalización de las pymes y el "fortalecimiento".