18 de octubre de 2019
14 de abril de 2014

CANTABRIA.-El IES La Granja acoge el miércoles una jornada-debate sobre los riesgos de los transgénicos

SANTANDER, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

Alumnos del IES La Granja de Heras han organizado este miércoles, 16 de abril, junto con Ecologistas en Acción y la Red de Semillas de Cantabria, una jornada informativa y de debate sobre los transgénicos y la importancia de la conservación de las variedades locales de semillas.

La jornada, que se desarrollarán en el salón de actos del instituto de 11.00 a 14.20 horas, se ha organizado con motivo de la conmemoración el próximo jueves, 17 de abril, del Día Internacional de las Luchas Campesinas, que recuerda masacre de 19 campesinos que se manifestaban por la tierra y por la justicia en Brasil en 1996, según ha informado la organización en un comunicado.

Los actos incluirán una mesa redonda informativa, proyecciones de documentales y un intercambio de semillas de variedades locales de maíz, alubias u otras, para reivindicar el mantenimiento de la biodiversidad agrícola.

Según los datos oficiales, en Cantabria no se cultivan actualmente variedades modificadas genéticamente, pero España sigue siendo el único país europeo donde se siembran hoy en día grandes extensiones de transgénicos.

En concreto, se cultiva un maíz insecticida propiedad de la empresa agroquímica Monsanto destinado a piensos. Sin embargo, la inminente autorización a nivel europeo de un maíz transgénico resistente a un herbicida supone nuevos riesgos para la conservación de las variedades locales de maíz y para la agricultura ecológica en Cantabria, así como para la salud humana.

En Estados Unidos el cultivo a gran escala de variedades resistentes a las plagas y a los herbicidas ha llevado en los últimos años a la evolución de resistencias en las plagas, creando problemas de gestión y considerables perjuicios económicos para los agricultores, y disparando el uso de plaguicidas cada vez más agresivos para el medio ambiente y más tóxicos para el ser humano.

Por otra parte, la contaminación por transgénicos constituye una seria amenaza para los productores ecológicos (incluidos los apicultores), que en EEUU registran cuantiosas pérdidas al no poder certificar que su producción esté libre de transgénicos.

En otro orden de cosas, los tratados de libre comercio que actualmente negocian Estados Unidos y Europa constituyen "una nueva amenaza" para la agricultura europea y cántabra, pues se teme que EEUU quiera forzar a Europa a levantar sus protecciones frente a importaciones agrícolas no autorizadas debido a sus riesgos, como la carne hormonada y numerosas variedades transgénicas.