4 de abril de 2020
23 de agosto de 2018

26 neonatos reciben leche donada por medio centenar de cántabras en seis meses

22 de los bebés han sido prematuros con peso inferior a 1.500 gramos al nacer o edad gestacional inferior a 32 semanas

26 neonatos reciben leche donada por medio centenar de cántabras en seis meses
GOBIERNO

SANTANDER, 23 Ago. (EUROPA PRESS) -

Un total de 26 neonatos han recibido leche humana donada por más de medio centenar de madres de Cantabria al banco para tal fin puesto en marcha hace seis meses en la región, y que constituye ya un proceso "totalmente consolidado y muy útil".

Así lo ha subrayado este jueves la consejera de Sanidad, María Luisa Real, en una visita a las instalaciones, en los hospitales de Liencres y Valdecilla, en las que ha valorado la importancia de este recurso para "ofrecer el mejor alimento a bebés prematuros o enfermos que sus madres no pueden amamantar".

"Cuando no es posible la lactancia materna, la leche humana donada es el mejor alimento posible para niños prematuros o enfermos, ya que, además de todos los nutrientes necesarios, contiene elementos antimicrobianos, inmunológicos, hormonales y factores de crecimiento, que promueven un óptimo desarrollo del recién nacido y le protegen de infecciones y enfermedades", ha resaltado la titular del departamento.

Y este es, precisamente, el motivo por el que Sanidad puso en marcha el primer Banco de Leche de Cantabria, que favorece y facilita la alimentación con leche materna a todos aquellos neonatos que lo necesiten por prescripción médica.

Tras el recorrido por las instalaciones, Real ha realizado un balance de actividad del centro, que arroja datos "más que positivos", ya que desde febrero de este año (fecha en la que se comenzó a administrar leche donada) 26 neonatos la han recibido, 22 de ellos prematuros con peso inferior a 1.500 gramos al nacer o edad gestacional inferior a 32 semanas.

"La leche materna es el alimento perfecto, pero cuando la madre no puede amamantar al recién nacido, el banco de leche puede ofrecer leche donada, siempre de forma altruista, de la máxima calidad y seguridad", ha afirmado la consejera.

Han acompañado a la consejera el director del Banco de Sangre y Tejidos de Cantabria (BSTC), José Luis Arroyo; la subgerente del HUM Valdecilla, Beatriz López; el jefe de Servicio de Pediatría del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla (HUMV), Lino Álvarez; el responsable de Hospitalización Neonatal, David Gutiérrez; y la coordinadora de Lactancia Materna, Carolina Lechona, entre otros.

Todos ellos han coincidido en que la nutrición con leche materna es "fundamental" en el caso de los bebés prematuros, ya que aumenta sus defensas y disminuye la tasa de enterocolitis (inflamación intestinal grave de los recién nacidos), pero también es "muy recomendable" para alimentar a bebés sometidos a cirugía intestinal, cardiopatías congénitas o retrasos severos de crecimiento, entre otras muchas patologías.

"La leche materna es un medicamento -ha apuntado Daniel Gutiérrez- y la nutrición con esta leche es uno de los aspectos más importantes para que los bebés se recuperen".

En total, se han suministrado a estos bebés un total de 63 litros de leche de los 138 que ha recibido el Banco hasta la actualidad. Unas cifras que han sido posibles "gracias a la colaboración altruista y desinteresada de 55 donantes, 20 de las cuales siguen en activo, donando leche de forma regular".

PROCESO SEGURO

El proceso para garantizar la seguridad de la leche es "estricto y riguroso". De hecho, se han aprovechado las infraestructuras del Banco de Sangre porque todo el procedimiento es "muy semejante".

Las donantes potenciales realizan una entrevista, rellenan una encuesta de salud y estilo de vida y firman un consentimiento informado. Si cumplen todos los requisitos, que son "más restrictivos" que para donar sangre, ese mismo día se les realiza un análisis de sangre para descartar procesos infecciones y se les entrega un lote de productos para la recogida de leche de forma segura y cómoda, que incluye un sacaleches eléctrico, bolsas de esterilización, frascos de recogida y una bolsa isotérmica.

Todas las donantes reciben información precisa, tanto oral como escrita, sobre el proceso de extracción, conservación y transporte de la leche. La extracción se puede realizar en casa o en el propio hospital, en caso de tener al hijo ingresado. La leche extraída se congela inmediatamente y se almacena en el domicilio hasta un máximo de 15 días, período durante el cual el personal del banco programa con la donante la recogida y el transporte de la leche.

Tras la recogida, se congela hasta el día en que sea preciso su uso. Para ello, se pasteuriza en unas condiciones que permiten eliminar los posibles patógenos sin mermar la calidad nutricional. Tras ello se realiza un control microbiológico y el Laboratorio Interprofesional Lechero de Cantabria efectúa el control nutricional que determina las propiedades nutricionales.

"Es un servicio a demanda -ha explicado José Luis Arroyo- cada biberón se etiqueta con la cantidad de grasas, proteínas, hidratos y calorías que aporta y los neonatólogos utilizan el que precisen según las necesidades del bebé".

La leche humana donada, una vez procesada y con total garantía de seguridad, es de uso exclusivo para el hospital, y es siempre un pediatra neonatólogo el que prescribe la leche materna en cada paciente concreto, lo que garantiza en todo momento la idoneidad de su uso.

SERVICIO COMPLETO Y COORDINADO

Coordinado desde el Banco de Sangre y Tejidos de Cantabria (BSTC), el servicio abarca todos los aspectos del proceso desde la promoción de la lactancia materna y de la donación, formando e informando a potenciales donantes y a profesionales sanitarios, a la obtención de la leche humana donada, pasando por su procesamiento, almacenamiento y dispensación conforme a criterios de máxima seguridad y garantías sanitarias.

El almacenamiento de las donaciones se ubica en el Hospital de Liencres, donde se encuentran las cámaras de conservación y el pasteurizador. La otra parte fundamental del banco se encuentra en la Unidad de Neonatología, que prescribe y suministra los biberones.

Durante la visita, se ha hecho hincapié en la "ejemplar labor altruista" de las donantes de leche que de forma voluntaria donan leche. Puede ser donante cualquier mujer sana que este amamantando a su hijo. No existe un límite ni de cantidad ni de tiempo para donar, pero si se ha establecido el año como punto de corte para la donación, ya que las propiedades nutricionales varían a partir del año de lactancia.

Además, todos los presenten han coincidido en el impulso que el Banco de Leche ha supuesto en la promoción de la lactancia materna.
Se enviará fotografía y audio