17 de agosto de 2019
  • Viernes, 16 de Agosto
  • 29 de noviembre de 2008

    Los 41 alcaldes del PP acuden a la sede del Gobierno Regional para protestar por la subida de precios y tasas públicas

    Piden al Ejecutivo que rectifique y dicen que los vecinos no pueden hacer frente "a una subida de impuestos tan escandalosa"

    SANTANDER, 29 Nov. (EUROPA PRESS) -

    Los 41 alcaldes del Partido Popular de Cantabria han acudido hoy a la sede del Gobierno regional en donde han procedido a registrar un escrito por medio del que solicitan que el Ejecutivo cántabro rectifique en cuanto a la subida de precios y tasas públicas prevista para el año 2009.

    Los alcaldes populares consideran que su obligación al frente de los ayuntamientos de Cantabria es "velar por los intereses de los vecinos" que, según los regidores del PP, en estos momentos no pueden hacer frente "a una subida de impuestos tan escandalosa como la que ha decidido de manera unilateral el Gobierno de Cantabria", quien a su entender "no parece ser muy consciente de la situación que están atravesando las familias de nuestros municipios y los ayuntamientos".

    Tras el registro del escrito, y en el mismo vestíbulo de la sede del Gobierno, la alcaldesa de Los Corrales de Buelna, Mercedes Toribio, en nombre de los 41 alcaldes del Partido Popular, dio lectura pública al mismo, suscrito por todos los regidores, y en el que éstos destacan que el acto protagonizado hoy es "un ejercicio de responsabilidad" con sus vecinos.

    Aseguran al respecto que el Gobierno de Cantabria y concretamente el consejero de Medio Ambiente, Francisco Martín, les han "obligado a tener que protagonizar este acto público de denuncia" contra una situación que creen "del todo injusta para con los ciudadanos de Cantabria y absolutamente insolidaria con la situación de crisis económica" que se vive.

    Los alcaldes del PP destacan así que es el Gobierno de Cantabria "el máximo responsable de que a miles de familias" de la comunidad autónoma "se les pretenda imponer una subida abusiva de los precios de la basura y el agua".

    En concreto, señalan que el precio público de Recogida y Transporte de Residuos, tendrá un incremento del 18%, después que para este ejercicio 2008 ha supuesto una subida del mismo porcentaje; y el precio público del suministro del agua, que en este 2008, sufrió una subida del 20%, tendrá igualmente "un incremento importante". También se ha planteado una subida del canon de saneamiento de un 5%, según señalan.

    Además destacan que hay que tener en cuenta que durante estos últimos años el Gobierno ha subido "desorbitadamente" tanto tasas como precios, aprovechando la bonanza económica "y no tiene en este momento ningún reparo para seguir subiéndolos en situaciones tan difíciles para ayuntamientos y familias" de la comunidad autónoma.

    Así, aludieron a la tasa de gestión final de residuos, cuyo incremento en 5 años fijan en un 116%; al precio público de recogida y transporte de residuos (un 69,2% en el mismo periodo); y el del agua (un 31%).

    Critican además que el Gobierno de Cantabria ha aumentado el canon de saneamiento en relación con la previsión que hizo la Ley en el año 2002 en los siguientes porcentajes: componente fijo (35,46%); componente variable uso doméstico (38,89%); y componente variable uso industrial (77,78%).

    NO HAN SIDO CONSULTADOS

    Los regidores populares han destacado que los municipios no han sido consultados, ni informados de esta decisión "en ningún momento", y añaden que tampoco se ha querido contar con ellos, "a pesar de que el Gobierno tiene los órganos creados para informarnos", señala el escrito.

    Tras señalar que con su actitud, el Gobierno "está dando la espalda a las familias de Cantabria, negándoles el apoyo que necesitan en momentos de crisis", destacan que también está dando la espalda "y de forma muy dura", a "muchísimas empresas cántabras que deberán afrontar la subida del impuesto de basura y aguas". Empresas --añaden-- que atraviesan en la actualidad "los momentos más difíciles de su historia".

    Los alcaldes del PP aseguran que esta situación les preocupa "muchísimo" y creen su obligación trasladar esa preocupación al Gobierno y pedirle, "en nombre de las familias y empresas de Cantabria, que rectifique".

    "Gestionar bien no tiene nada que ver con recaudar mucho. Gestionar bien es lo que intentamos hacer en los ayuntamientos de Cantabria que no es otra cosa que prestar los servicios que los ciudadanos necesitan, prestarlos con calidad y hacerlo incluso sin tener los recursos económicos necesarios", señala el escrito, que añade que desarrollar una buena gestión es "ser responsable con las situaciones y coherente con las necesidades de la ciudadanía".

    Por todo ello, los acaldes de Cantabria insistieron hoy en que se han visto "obligados a salir a la calle" para denunciar una situación que creen "muy injusta para los cántabros" y sin otro objetivo "que el de hacer más fácil a nuestros vecinos los duros tiempos que vivimos".

    Finalmente, en el escrito insisten en pedir al Gobierno de Cantabria que "recapacite y rectifique en la subida", con el convencimiento "de que es lo más justo, lo más responsable y lo que merecen nuestros vecinos", concluyen.