21 de julio de 2019
  • Sábado, 20 de Julio
  • 5 de mayo de 2010

    El 71% de las consultas atendidas en 2009 por el Servicio de Propiedad Industrial de la Cámara fue de registro de marcas

    SANTANDER, 5 May. (EUROPA PRESS) -

    El 71,4% de las consultas que el servicio de Propiedad Industrial de la Cámara de Comercio de Cantabria atendió en 2009 estuvo relacionado con el registro de marcas, según informó hoy la entidad cameral en un comunicado.

    Por su parte, el 19% de las demandas de información tuvo que ver con el registro de nombres comerciales, y el 9,5% restante, con patentes.

    El servicio de Propiedad Industrial, enmarcado en el Área de Industria, Innovación y Medio Ambiente de la Cámara, ofrece asesoramiento sobre las diferentes formas de propiedad industrial: patentes, marcas, modelos de utilidad, dibujos y modelos industriales, y nombres comerciales.

    Al mismo tiempo, facilita información sobre diferentes normativas relacionadas con diversos aspectos industriales, como la reglamentación del mercado comunitario, la obtención de codificación mediante códigos de barras para los productos y otros aspectos de homologación más comúnmente utilizados en el ámbito industrial.

    Esta prestación es totalmente gratuita y permite a los usuarios plantear todas aquellas dudas que puedan tener en relación con los trámites para realizar las diferentes modalidades de registro, tanto de ámbito nacional como internacional.

    La Cámara aseguró ser consciente de la importancia del análisis y gestión de la propiedad industrial, principalmente sobre invenciones industriales. Precisamente, por este motivo, ha puesto en marcha este servicio de asesoramiento que, además de solventar todas las dudas que puedan generarse, orienta acerca del "mejor modelo de protección que se puede aplicar al producto o servicio".

    UN ELEMENTO ESTRATÉGICO EN LA INNOVACIÓN

    La propiedad industrial es un conjunto de derechos exclusivos que protegen tanto la actividad innovadora manifestada en nuevos productos, nuevos procedimientos o nuevos diseños, como la actividad mercantil mediante la identificación en exclusiva de productos y servicios ofrecidos en el mercado.

    La propiedad industrial desempeña un papel significativo a la hora de ayudar a las empresas en el proceso de introducción de la tecnología innovadora en el mercado, ya sea para vender la invención, conceder licencias o sellar distintos tipos de asociaciones y alianzas que favorezcan su comercialización.

    Utilizar estratégicamente los instrumentos de propiedad intelectual en el proceso de innovación contribuye a la obtención de mayores márgenes de beneficios y al mantenimiento de la ventaja competitiva y posición de mercado de la organización. Contribuye, en definitiva, a potenciar la innovación, según subrayó la entidad cameral.

    La Cámara pretende así "abrir el abanico de posibilidades, y despejar las incertidumbres que se abren ante los empresarios a la hora de registrar las diferentes formas de protección industrial entre las que puede elegir la empresa".