10 de abril de 2020
22 de julio de 2008

AMPL.- Localizados en Vega de Liébana los restos de un oso pardo que podría llevar varias semanas muerto

Organizaciones ecologistas piden a las administraciones que redoblen sus esfuerzos para la conservación de la especie

SANTANDER, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

Personal de la Patrulla Oso de la Fundación Oso Pardo y de los servicios de guardería de la Dirección General de Biodiversidad del Gobierno cántabro localizaron ayer en los puertos de Riofrío, en el municipio cántabro de Vega de Liébana, los restos de un oso pardo que podría llevar varias semanas muerto.

Organizaciones ecologistas denunciaron hoy el hallazgo, del que también ha informado el Gobierno de Cantabria, quien sostiene que podría tratarse de un ejemplar joven y puede llevar varias semanas muerto.

Según los ecologistas, fue un guarda de la Patrulla Oso el que encontró en este municipio cántabro, cercano al límite con Palencia, el esqueleto de un ejemplar cuando realizaba tareas de vigilancia y seguimiento en la zona. Tras hallar los restos informó a las autoridades de la Administración regional de Cantabria, del Parque Natural de la Montaña Palentina y a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Castilla y León.

Por su parte, el Gobierno cántabro explica en un comunicado que los servicios de guardería de la Dirección General de Biodiversidad que trabajan en la zona, en colaboración con miembros de la Fundación Oso Pardo, detectaron los restos del cadáver, que fueron después levantados por los guardas forestales y personal técnico de la Dirección General, para su remisión a un laboratorio especializado con el fin de determinar las causas de su muerte.

Además, se ha dado traslado de la toda la información a los servicios del SEPRONA de la Guardia Civil, para que efectúen las diligencias oportunas.

Para el Gobierno regional, la aparición de este cadáver constituye un elemento de "recesión" en las labores de conservación de esta especie emprendidas por la Consejería de Biodiversidad, ya que en los últimos años la zona oriental de la región había experimentado una tasa de crecimiento y reproducción muy importante.

No obstante, también considera que la detección de este ejemplar supone también "una importante muestra de los trabajos de vigilancia y conservación desarrollados por el equipo de guardería de la Consejería de Desarrollo Rural".

SITUACIÓN CRÍTICA

Las asociaciones ecologistas, por su parte, expresaron su "gran preocupación" por la situación "crítica" de esta especie y solicitaron a las administraciones públicas que "redoblen sus esfuerzos" para su conservación, según informó WWF/Adena en un comunicado.

Con éste, recuerdan, ya son once los osos muertos en la última década en la Cordillera Cantábrica, ocho de los cuales perecieron por envenenamiento.

Las organizaciones Fondo para la protección de los animales salvajes (FAPAS), Fundación Oso Pardo (FOP), Seo/BirdLife y WWF/Adena, firmantes del manifiesto, expresaron que a pesar de la evolución positiva de las poblaciones de osos en los últimos años, hechos como éste complican su viabilidad.

Por ello, recuerdan a las administraciones públicas que "deben prestar la máxima atención" a las tareas de vigilancia y conservación de esta especie, actuando de forma plenamente coordinada para evitar nuevas muertes. Además, aseguraron que es "fundamental" aprobar los planes pertinentes para la recuperación de la especie y garantizar así la supervivencia de "una de las poblaciones más amenazadas del mundo".

Por último, indicaron que están a la espera de los resultados de la necropsia de los restos del oso y advirtieron que si se demostrara que en la muerte del ejemplar hubo intervención humana se exigirá ante la fiscalía ambiental y los órganos judiciales pertinentes que abran diligencias de investigación.